Múltiples obstáculos, ritmo lento

NGO GAPAFOT
Pastor Rodonne Siribi Clotaire

Pese a que tras la puesta en práctica del Documento Estratégico para la Reducción de la Pobreza (DERP) se han registrado avances, la lentitud de los mismos y el crítico punto de partida vuelven casi imposible alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en los plazos establecidos. El proceso de reactivación económica, de la salud, la seguridad y la gobernanza que, gracias a la pacificación política, las medidas de gobierno y la ayuda internacional se está produciendo, enfrenta innumerables obstáculos estructurales. Además, los programas para combatir la pobreza deben cuidar el compromiso con el medio ambiente.

La República Centroafricana (RCA) padece subdesarrollo en todas las áreas pese a su enorme potencial económico, ya que se trata de un país con abundantes recursos minerales, una rica red hidrográfica propicia para la agricultura, la ganadería y la pesca, y más de 6 millones de hectáreas de selva húmeda, al sur del territorio, que albergan un sinfín de riquezas naturales explotables.

Durante años, debido a los conflictos políticos y armados que desgarraron el tejido socioeconómico del país, se incrementaron el desempleo y la pobreza, se debilitó la infraestructura y se generalizaron las actividades informales y precarias en la economía. En este contexto, si no se logra una mejora sensible y duradera de la situación económica, social y de la seguridad, parece difícil que RCA alcance los ODM en un plazo razonable.

Tras la rebelión del general François Bozize en marzo de 2003 hubo elecciones presidenciales en 2005, en las que Bozize obtuvo la victoria y el reconocimiento internacional. Esta normalización política – aunque todavía parcial debido a que algunos grupos armados continúan ocupando parte del territorio – fue seguida por una muy lenta reactivación económica, impulsada por el Gobierno y apoyada por la comunidad internacional [1]. El buque insignia de este proceso es el DERP, que al haber sido elaborado tras una extensa ronda de consultas a todos los actores involucrados cuenta, desde el arranque, con una amplia base de apoyo [2].

Hacia la reducción de la pobreza

El DERPtiene cuatro objetivos principales:

  • Restauración de la seguridad, consolidación de la paz y prevención de los conflictos.
  • Promoción de la buena gobernanza y el estado de derecho.
  • Relanzamiento y diversificación de la economía.
  • Desarrollo del capital humano a través de la mejora del acceso de la población a los servicios sociales básicos, sobre todo a la educación y la salud, a fin de reducir la mortalidad materna, de bebés, niños y niñas, y fomentar la lucha contra la pandemia del VIH/sida.

 

Situación económica

De acuerdo a los datos de la Nota Económica y Social 2008 de la Dirección General de Políticas y Estrategias, la economía nacional mantuvo un crecimiento relativamente escaso en relación a 2007. El PIB, en volumen, pasó de XOF 798.900 millones (unos USD 1.600 millones) en 2007 a XOF 912.000 millones (USD 1.700 millones) en 2008, con una tasa de crecimiento que se redujo de 3,7% a 2,2% para dicho período.

En cuanto a la situación monetaria, los haberes exteriores netos bajaron (USD 62,72 millones en 2008, contra USD 63,23 millones en 2007), pero durante 2008 el crédito interno y la masa monetaria aumentaron.

Las dificultades de aprovisionamiento de electricidad, el enlentecimiento de las principales exportaciones (madera y diamantes) y cierta reducción del poder de compra debido al aumento de la inflación hicieron que el crecimiento del PIB fuera de 3,5% en 2008. La inflación llegó a 7%, más elevada de lo previsto debido a la evolución de los precios de los alimentos y el combustible.

Situación social

La precariedad de la situación social se refleja en los indicadores del Índice de Desarrollo Humano, según el cual el país ocupaba en 2009 el lugar 179 en un total de 182 países [3]. En efecto, si bien los esfuerzos realizados (campaña de vacunación, distribución de medicamentos y seguimiento) permitieron reducir ligeramente la tasa de enfermedad y mortalidad infantil, la situación sanitaria de las madres sigue siendo preocupante. La tasa de prevalencia de VIH/sida en el país era de 6,2% en 2006, lo que lo sitúa entre los más afectados de África.

La situación de la educación en el país es alarmante: la tasa de analfabetismo es de 51,4% [4]. Un niño o niña centroafricano tiene sólo 40% de posibilidades de acceder a la enseñanza primaria, apenas 30% de las mujeres están escolarizadas, mientras que el porcentaje asciende a 50% entre los hombres. La situación es aún más grave en el medio rural, donde sólo 15% de las mujeres y 40% de los hombres están escolarizados [5].

Según los resultados del Censo General de Población y Vivienda 2003, más de dos tercios de la población centroafricana (67,2%, es decir, 2,6 millones de personas) viven por debajo de la línea nacional de pobreza, siendo 60% de los habitantes de zonas urbanas y 72% de la población rural. Esta pobreza en las condiciones de vida está ligada a dificultades para satisfacer necesidades básicas tales como el acceso al agua potable, vivienda digna, saneamiento, fuentes de energía para cocinar, centros de atención de salud e ingresos, entre otras.

En este contexto, las mujeres sufren doblemente: no sólo padecen las consecuencias de una generalizada precariedad en las condiciones de existencia sino que son discriminadas y tratadas en forma desigual en casi todos los aspectos de su vida. Están representadas excesivamente en el sector agrícola y pastoril (80,8%) – el sector dominante de la economía centroafricana – y sub representadas en el comercio (10%).

Los indicadores del mercado laboral muestran un alto nivel de actividad, un desempleo casi inexistente (alrededor del 2%) y un alto predominio del sector informal. Ocho de cada 10 personas a partir de los 15 años están presentes en el mercado de trabajo. Este nivel tan bajo de desempleo no significa que el país esté creando puestos de trabajo digno. De hecho, 64 de cada 100 nuevos puestos de trabajo se abren en el área de la pequeña agricultura extensiva y 26 en el sector informal de las zonas urbanas. Finalmente, el sector formal (público y privado) representa el 10% de los empleos. La situación de los trabajos con baja productividad constituye un factor agravante de la pobreza.

Financiación y deuda

La financiación de las acciones para el desarrollo constituye uno de los mayores desafíos que enfrenta la estrategia de reconstrucción que busca poner en marcha el Gobierno con miras a alcanzar los ODM. Así, desde 2006, el Gobierno ha adoptado una dinámica que busca involucrar nuevamente a todos sus socios para el desarrollo mediante la formulación de un Documento Marco de Política Económica y Social (DCPES, por su sigla en francés) que funciona como base para la intervención respecto a los atrasos en el pago de la deuda ante algunos socios multilaterales como el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo (BAD) y la UE, y bilaterales como Francia y China, entre otros.

El país ya obtuvo la anulación de USD 9,9 millones y la renegociación de otros USD 26,2 millones por parte del Club de París. En octubre de 2008, Francia había reducido USD 48 millones para abrir el camino hacia otras reducciones de la deuda. Esta decisión permitió que el país se viera provisoriamente aliviado de 90% del servicio de su deuda multilateral, lo que permitió el servicio regular de la deuda restante y significó el beneficio de nuevos préstamos por parte de los bancos de desarrollo, con tasas de interés subsidiadas.

En 2009, el Banco Mundial destinó USD 70 millones para los sectores productivos y la creación de infraestructura, incluyendo el sector energético. El FMI, por su parte, asignó USD 50 millones como ayuda presupuestaria y para la balanza de pagos. A esto se agregan las financiaciones del Programa Fast Track [6] a favor de la educación nacional, a un costo de USD 34 millones, lo que incluye la construcción de nuevos centros escolares, la formación docente y varias dotaciones en materiales didácticos.

En el marco de la lucha contra la pobreza, se destinaron USD 16 millones – financiación otorgada conjuntamente por el BAD y el Banco Mundial – para un programa de desarrollo comunitario y apoyo a los grupos vulnerables en las cinco prefecturas. Este programa facilitará las diversas actividades de las ONG, al igual que las de la población civil.

La regularidad de los salarios y el pago de los tres atrasos salariales, incluyendo el pago de pensiones y becas en 2009, suman alrededor de USD 60 millones. Esta es una señal de aliento para la economía nacional que permite establecer la base para una mejor distribución de los ingresos, lo que genera un impacto positivo en numerosos hogares.

Ayuda

Luego de la interrupción de la ayuda entre marzo de 2003 y julio de 2005, en septiembre de 2007 República Centroafricana firmó la Declaración de París. El dispositivo institucional puesto en marcha adoptó los principios de la Declaración y volvió a realizarse una planificación económica a mediano plazo que sumó donantes a través del DCPES – que constituye un primer boceto del plan de acciones para tres años (2006-2008) – y el DERP (2008-2010).

La firma del 10º acuerdo sobre Fondos Europeos de Desarrollo [7] en junio de 2008 puso fin a prolongadas concertaciones entre el Estado y la sociedad civil, por un lado, y la Comisión Europea (CE) por otro. En el marco de la programación del acuerdo, la política de intervención de la CE seguirá siendo insertarse plenamente en la estrategia gubernamental de lucha contra la pobreza y responder a los grandes principios de la cooperación para el desarrollo que sostiene la UE.

Las principales áreas de intervención elegidas son:

  • Gobernanza democrática, rehabilitación económica y financiera, con alrededor de 53% del total de recursos, es decir EUR 72,5 millones.
  • Infraestructuras y fin del aislamiento, con cerca de 14% de los recursos, es decir, unos EUR 19,5 millones.
  • Apoyo presupuestal, cerca de 25% de los recursos, o sea, EUR 34 millones.
  • Un fondo de EUR 11 millones, que equivale a cerca de 14% de los recursos, reservado para otras acciones, sobre todo para poner en marcha programas y proyectos específicos.

 

En la revisión del DERP realizada en noviembre de 2008, los recursos movilizados ascendieron globalmente a USD 840 millones contra los USD 96 millones previstos. La parte de dichos recursos correspondiente al período 2008-2010 es de USD 755 millones – es decir, 56,5% de las necesidades planteadas en la mesa redonda.

ODM – Desafíos y problemas

El país tendrá que superar una serie de obstáculos en su camino hacia el logro de los ODM. Uno de los mayores es el aumento del volumen y la eficacia de la ayuda exterior. Es urgente poner en marcha una estrategia en este sentido, según las recomendaciones de la Declaración de París, poniendo el énfasis, sobre todo, en:

  • La mejora del marco nacional de formación y programación de políticas que siguen la dirección establecida por los ODM en base a la evaluación de las necesidades y la elaboración de estrategias globales y sectoriales.
  • La mejora del marco macropresupuestal y las capacidades de gestión de los recursos públicos (gestión enfocada a los resultados, la elaboración y la puesta en marcha del Marco de Gastos a Mediano Plazo y el Marco de Gastos Sectoriales a Mediano Plazo).
  • La coordinación y equilibrio de la ayuda. 

 

La aceleración del crecimiento para reducir la pobreza podría chocar con varias limitaciones estructurales importantes: la carencia de mano de obra calificada – debido a la inadecuación entre educación, formación y empleo – ; y la dificultad de acceso de los operadores económicos a los créditos bancarios clásicos, teniendo en cuenta la naturaleza y las condiciones de crédito que se ofrecen, junto con la fragilidad del sistema bancario y el lugar todavía marginal que ocupa la microfinanciación, que impide a la gente acceder a fondos en forma inmediata.

Finalmente, las ambiciones y urgencias financieras pueden llevar al país a un desarrollo endógeno, que suponga la explotación y gestión de sus recursos naturales. Es indispensable, entonces, que el acento en la lucha contra la pobreza sea puesto sobre las políticas, las estrategias y el compromiso con el medio ambiente y la ecología.

[1] El Consenso de Monterrey de 2002 adoptó un marco por el cual los países de bajos ingresos que se comprometieran con la estabilidad económica y la buena gobernanza recibirían mayores montos de ayuda para el desarrollo.

[2] El Documento Estratégico para la Reducción de la Pobreza (DERP) fue elaborado por el Ministerio de Economía, Planificación y Cooperación Internacional, adoptado en septiembre de 2007 y presentado a la comunidad internacional un mes más tarde, durante una mesa redonda de los países donantes en Bruselas, Bélgica. Disponible en: <www.cf.undp.org/DSRP/CAR_PRSP_FRA.pdf> [en francés].

[3] PNUD, Informe sobre Desarrollo Humano 2009: República Centroafricana. Disponible en: <www.hdrstats.undp.org/en/countries/country_fact_sheets/cty_fs_CAF.html>.

[4] PNUD, Informe de Desarrollo Humano 2009. Disponible en: <www.hdrstats.undp.org/es/indicators/99.html>.

[5] PNUD, Informe sobre Desarrollo Humano 2007-2008. Disponible en: <www.hdr.undp.org/en/media/HDR_20072008_SP_Complete.pdf>.

[6] Programa de alfabetización en el que participan cinco ministerios y está apoyado por el Gobierno de Francia, la UNESCO y el Banco Mundial. Disponible en: <www.educationfasttrack.org/media/library/CARESP.pdf> [en francés].

[7] Disponible en: <ec.europa.eu/development/icenter/repository/scanned_cf_csp10_fr.pdf> [en francés].

Human Rights International Treaties
ABCDFH
ILO Conventions
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» View detail


SUSCRIBE TO OUR NEWSLETTER

Submit