Hay que repensar el desarrollo industrial

Social Agenda Working Group
Chulalongkorn Social Research Institute
Ranee Hassarungsee
Suntaree  Kiatiprajuk

El fallo del Tribunal Administrativo Supremo de Tailandia, confirmatorio del mandato cautelar de un tribunal inferior suspendiendo el trabajo en 65 de los 76 proyectos industriales del parque industrial Map Ta Phut por preocupaciones ambientales, respalda el derecho constitucional de las personas a la seguridad y la salud, manifestando que las agencias estatales no han emitido los permisos adecuados. Tailandia debe repensar por completo su política de desarrollo industrial, para abordar los problemas económicos y generar empleo sin dañar la salud de las personas y el medio ambiente.

Después del descubrimiento de gas natural en el Golfo de Tailandia en 1973, el parque industrial Map Ta Phut (MTP IE) fue incluido en el Programa de Desarrollo de la Costa Este (ESB por sus siglas en inglés). El ESB – que abarca las provincias de Chachoengsao, Chon Buri y Rayong, cerca de Bangkok – fue incluido como uno de los asuntos prioritarios en el Quinto Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (1982-1986). Este plan integral para mitigar el alto nivel de desempleo[1] marcó el momento en que Tailandia comenzó a modificar su estrategia de desarrollo económico, de la sustitución de importaciones a una industrialización dirigida a las exportaciones.

El MTP IE, de propiedad del Estado y establecido en 1981, consta de dos partes principales: parque industrial y puerto industrial. La construcción se inició en 1987 y terminó en 1990. En un principio se dijo que la inversión total era de THB 370.000 millones (USD 11,4 mil millones), y que generaba unos 11.500 empleos. Empezó con un área total de 672 hectáreas; sin embargo, por la expansión de la industria petroquímica se ha extendido a unas 1.200 hectáreas.

En los últimos años la rápida aglomeración de industrias ha contribuido a un aumento del empleo y los ingresos en el ESB. Según la Junta Nacional de Desarrollo Económico y Social, entre 1995 y 2000 las inversiones directas generaron unos 460.000 empleos en la zona. Aun en medio de la crisis económica asiática (1997-1999), se informó que mientras Bangkok perdió 120.000 empleos, las zonas cercanas al ESB agregaron 57.000 empleos nuevos.

Para el resto de Tailandia y el público internacional, se ha presentado al MTP IE como el modelo de desarrollo industrial más destacado del mundo, dotado de equipos estandarizados y de alta tecnología para el manejo ambiental del agua, el aire y los residuos tóxicos. Pero las comunidades afectadas muestran que Mab Ta Phut es la zona más gravemente contaminada, con la cifra más elevada del país de pacientes con enfermedades vinculadas al desarrollo industrial[2] . Actualmente, alberga más de 90 establecimientos industriales, entre ellos, refinerías de petróleo, instalaciones químicas y petroquímicas, y vertederos e instalaciones de tratamiento de residuos peligrosos con más de 200 chimeneas que emiten contaminantes tóxicos hacia 25 comunidades vecinas.

Hoy en día, la provincia es un centro de desarrollo industrial y tiene el producto privado bruto per cápita más alto del país, ocho veces por encima del promedio nacional. Pero esta concentración del desarrollo económico ha llevado a una distribución desigual de ingresos entre los diferentes grupos de la población, que impide al público de la provincia disfrutar los niveles de desarrollo más altos que se esperaban.

Desafíos continuos a la salud humana y ambiental

Más de dos décadas de desarrollo industrial han transformado la zona – que en una época se caracterizaba por albergar pequeñas comunidades agrícolas y pesqueras– en el lugar con mayores riesgos por productos tóxicos del país. La rápida industrialización ha llevado al deterioro de los recursos naturales y a cambios en la estructura social y económica, seguidos de numerosos problemas sociales, socioeconómicos, ambientales y de salud. Han aparecido casos de contaminación acumulada, problemas ambientales y enfermedades misteriosas, todos estrechamente vinculados entre sí. Afectan profundamente a la población local que carece de la capacidad para negociar con industrias poderosas o agencias burocráticas[3] .

Los principales efectos sobre el medio ambiente y la salud de las personas son:
1. Contaminación del aire: Hace más de 10 años que los residentes de Map Ta Phut padecen varias formas de contaminación, especialmente la del aire causada por compuestos orgánicos volátiles. Más de 200 chimeneas y antorchas de gas en el MTP IE han estado emitiendo grandes cantidades de contaminantes al aire y propagándolos hacia las comunidades vecinas. Varios estudios han mostrado vínculos entre la exposición de los residentes a contaminantes como benceno, estireno y xileno y el aumento de enfermedades del  sistema respiratorio, el nervioso, el reproductivo, el muscular y los trastornos mentales[4].

En 1997, los casos de contaminación en la escuela Panphittayakarn de Map Ta Phut captaron la atención del mundo entero. Unos mil alumnos y maestros se enfermaron después de inhalar emisiones tóxicas y debieron ser hospitalizados por dificultades respiratorias, cefaleas, irritación nasal y náuseas. En 2005, el Ministerio de Educación aprobó la reubicación de la escuela a cinco kilómetros del recinto original[5] . Desde entonces, se considera la zona como el ejemplo más visible y grave de todo el país de los efectos no deseados de una industrialización no sostenible[6] . Una prueba realizada en 2005 por la organización estadounidense Global Community Monitor demostró que los tóxicos cancerígenos emitidos al aire por el MTP IE, como benceno, cloruro de vinilo y cloroformo, excedían entre 60 y 3.000 veces los estándares de seguridad de los países desarrollados.

2. Contaminación del agua: En la actualidad todos los hogares de Mab Ta Phut y el distrito Muang de Rayong tienen que comprar el agua que consumen porque ya no se puede usar el agua de los estanques. Los lagos y los estanques están contaminados con productos químicos tóxicos por el vertido de desechos tóxicos que la lluvia ha arrastrado a los ríos y luego al mar[7] . Se detectó que los recursos hídricos en la zona que rodea el parque industrial están contaminados con elementos metálicos. El análisis de muestras de agua de 25 estanques públicos del municipio de Map Ta Phut mostró niveles riesgosos de sustancias tóxicas. El cadmio estaba 6 veces por encima del nivel de seguridad; el zinc, 10 veces; el manganesio, 34 veces; el plomo, 47 veces y el hierro, 151 veces[8] .

El informe de la oficina de salud pública de Rayong confirmó que la contaminación con hierro, plomo, manganesio y cloruro en muchos de los manantiales de aguas subterráneas superaba el estándar de potabilidad. Sólo dos comunidades tienen acceso a una red pública de agua, por lo que veintidós tienen costos mucho mayores para comprar agua potable. Los fruticultores también se quejan de que la lluvia ácida les daña los frutales[9] .

3.  Vertido ilegal de desechos riesgosos y erosión de la costa: La Sra. Penchom Saetang, de Ecological Alert and Recovery – Thailand, señaló que a partir de 1998 todos los años hubo vertidos ilegales y una erosión continua de la zona costera: “Los pobladores de la zona han reclamado varias veces que se detengan las ampliaciones del parque industrial, pero la Industrial Estate Authority of Thailand (IEAT) los ha ignorado”[10] .

Agregó que, desde 1999, la Oficina de Políticas y Planeamiento de los Recursos Naturales y el Medio Ambiente ha advertido que la contaminación atmosférica en Mab Ta Phut había superado la capacidad de carga de la zona y que no deberían hacerse más inversiones. Las advertencias se fundaban en un estudio detallado de la capacidad de carga de contaminantes de la zona; sin embargo, la IEAT no aceptó el estudio, lo tachó de discutible y propuso el desarrollo de un modelo conjunto mientras que el sector industrial insistió en ampliar sus actividades ignorando el rechazo de las personas afectadas[11] .
4. Impacto en la salud: Según información obtenida entre 2003 y 2005, el número de personas de Mab Ta Phut que sufre enfermedades respiratorias, de la piel y otras vinculadas a su ocupación laboral relacionadas a la contaminación, supera el de otras zonas de la provincia de Rayong. Además, en el distrito Muang de Raygon las tasas de incidencia de todos los tipos de cáncer y de leucemia fueron más elevadas que en los demás distritos de la provincia[12] .
Según el Instituto Nacional de Cáncer, la incidencia de cáncer en Rayong, donde se ubica el parque industrial Map Ta Phut, es de 182,45 casos por cada 100.000 personas, mientras que el promedio nacional es 122,6. La tasa de leucemia también es más alta: 6 casos por cada 100.000 personas, mientras que el promedio nacional es aproximadamente 3,55. La oficina de salud pública de Rayong informa que la tasa de malformaciones de nacimiento, discapacidades y anormalidades cromosómicas aumentó notablemente entre 1997 y 2001, de 48,2 por cada 100.000 personas a 163,8: un aumento del 300%[13] .

Las acciones del Gobierno: negligencia y completo fracaso

Desde 2007, las condiciones ambientales y de salud en Mab Ta Phut se han deteriorado drásticamente. Organizaciones no gubernamentales (ONG) y grupos comunitarios locales le han pedido en vano al gobierno que declare a Mab Ta Phut zona de control de contaminación.

El 1 de octubre de 2008, 27 personas en representación de los habitantes de 11 comunidades cercanas al parque industrial de Rayong iniciaron un juicio en el Tribunal Administrativo de Rayong contra la Junta Nacional del Medio Ambiente (NEB) que encabeza  el Primer Ministro. Alegaron que no designar a Mab Ta Phut y zonas cercanas como zonas de control de contaminación era un incumplimiento de los procedimientos legales.

El fallo del Tribunal Administrativo de Rayong, del 3 de marzo de 2009, declaró que todos los documentos indicaban que la contaminación en MabTa Phut producía efectos desfavorables sobre la salud de las personas y su medio ambiente. El tribunal también admitió que la contaminación en el municipio de Mab Ta Phut sigue siendo tan grave que podría dañar la salud de las personas y la calidad del medio ambiente. Aunque después de 2007 se establecieron dos comisiones de trabajo ad hoc para abordar los problemas de Rayong, la contaminación se intensificó. Aun así, la NEB no designó al municipio de Mab Ta Phut como una zona de control de contaminación aduciendo que casi todas las fábricas de la zona ya colaboran con los planes de acción para reducción y eliminación de la contaminación. El tribunal le ordenó a la NEB que en un plazo de 60 días redujera la contaminación de las industrias de Map Ta Phut Industrial Estates y declarara las zonas circundantes al parque industrial “zona de control de contaminación”.

El 11 de mayo de 2009 la NEB anunció que los proyectos de Map Ta Phut podían seguir adelante aunque había declarado a Map Ta Phut “zona de control de contaminación” en la Royal Gazette del 30 de abril de 2009 conforme a lo dispuesto en el fallo judicial. A pesar de sentencias anteriores que le ordenaban al Gobierno trabajar por la conservación ambiental, la NEB ahora ha permitido que todos los planes de inversión en la zona, incluso los que están en vías de obtener evaluaciones de impacto ambiental, se sigan desarrollando en forma normal para evitar la interrupción de las inversiones.

Acciones legales por los derechos de las personas

Las acciones del Gobierno tailandés que permiten y fomentan las actividades de las fábricas de Mab Ta Phut para promover el crecimiento económico en perjuicio de los residentes de la zona y el medio ambiente son contrarias a los principios de precaución y desarrollo sostenible.

En setiembre de 2009, un mandato cautelar de un tribunal administrativo suspendió 76 proyectos industriales en Mab Ta Phut debido a preocupaciones ambientales. Ese mandato recayó después de quejas de residentes y grupos ambientalistas  que alegaban que las agencias estatales – entre las cuales figuraban la NEB, los ministerios de industria, energía, recursos naturales y medio ambiente, y la IEAT - no habían emitido permisos de funcionamiento adecuados. El 2 de diciembre de 2009, el Tribunal Administrativo Supremo decidió que 11 de los 76 proyectos siguieran funcionando y que 65 deberán permanecer detenidos hasta cumplir con las exigencias sobre medio ambiente y salud del artículo 67 de la Constitución de 2007.

El fallo del Tribunal expresó claramente la omisión del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente: “se protegen los derechos de las personas conforme al artículo 67 de la Constitución. El hecho de que todavía no existan leyes que establezcan las normas, condiciones y formas para ejercer esos derechos no es motivo para que una agencia estatal les deniegue la protección. De esta manera, antes de poner en práctica cualquier proyecto o actividad que pueda ser una amenaza grave para la calidad del medio ambiente, los recursos naturales y la salud, se debe cumplir con lo previsto en el artículo 67: es decir, debe haber un estudio o evaluación de los impactos en la salud de las personas de la comunidad donde se va a situar el proyecto”[14] .

Conclusiones y recomendaciones

La difícil situación de los residentes de Mab Ta Phut también está confirmada por los resultados de una evaluación de gobernanza ambiental que realizaron el Thailand Environment Institute  y el Thailand Environmental Governance Coalition (TAI Thailand), que mostró que el Gobierno había fomentado constantemente las operaciones de las industrias en Mab Ta Phut en perjuicio de la salud de las comunidades y el medio ambiente.

En 2007 se inició el estudio de gobernanza ambiental para evaluar el Plan Maestro de Desarrollo de la Industria Petroquímica (Fase III), el Plan de Acción de Reducción y Mitigación de Contaminación de la provincia de Rayong, y el Plan de la cuidad de Mab Ta Phut. Se usó la metodología del TAI, basada en indicadores, para estudiar el acceso de la población a la información, su participación en la toma de decisiones y el acceso a la justicia. La evaluación concluyó que ninguno de los tres planes referidos logró poner en práctica el derecho de participación pública[15] .

La Sra. Penchom Saetang, que dedicó más de 10 años a estudiar y documentar los problemas de contaminación de Mab Ta Phut, señaló que hasta el momento el desarrollo industrial de Tailandia se ha hecho de manera no sostenible, dañina y contaminante. No ha considerado el desarrollo de los recursos humanos, la distribución igualitaria de los beneficios del desarrollo y los efectos negativos de las actividades de desarrollo industrial[16] . Agregó que Tailandia ahora está en manos de esas industrias cuyas operaciones están rigurosamente controladas en sus propios países por lo que tratan de reubicar sus actividades contaminantes en otras naciones.

Las industrias pesadas de los países que deben reducir las emisiones de gases con efecto invernadero se trasladarán a los países donde las cuotas de emisión no se utilizan en su totalidad. Ha llegado el momento de que Tailandia vuelva a plantearse una estrategia de desarrollo industrial que pueda abordar los desafíos económicos y generar empleo sin dañar los recursos naturales y el medio ambiente.

[1] Penchom Saetang, “Industrial Pollution in Thailand: A Case of Eastern Seaboard Development and Japanese Aid and Investment”, Campaign for Alternative Industry Network, mayo de 2006.

[2] “Failed pollution reduction plan, no time to delay Mab Ta Phut control”, ASTV Manager Daily, 16 de marzo de 2009.

[3]  “Thailand’s Air: Poison Cocktail, Exposing Unsustainable Industries and the Case for Community Right to Know and Prevention”, Campaign for Alternative Industry Network, greenpeace Southeast Asia y Global Community Monitor, octubre de 2005.

[4] Ibid.

[5] UNESCO - Bangkok programme on Ethics and Climate Change Asia and the Pacific, “Representation and who decides,” 28 de noviembre de 2009.

[6] “Thailand’s Air: Poison Cocktail”, op. cit.

[7] “Lessons learnt by local people are important for deciding the future development direction of society”, Watershed Community Voices Vol. 7, noviembre de 2001-febrero de 2002.

[8] UNESCO Bangkok programme, op. cit.

[9] “Thailand’s Air”, op. cit.

[10] Malini Hariharan, “Thailand's Map Ta Phut crisis - the NGO side of the story”, ICIS, 2010.

[11] “Uprooting Mab Ta Phut”, Thai Post, 14 de marzo de 2009.

[12] Fallo del Tribunal Administrativo de Rayong (2009), citado en Kanuengnij Sribua-iam, “Judicial procedure, environment and health: lessons learned from the Mab Ta Phut case.

[13] “Rayong awaiting its day in court”, Bangkok Post, 29 de noviembre de 2009.

[14] “Despite industrial fallout, the court's Mab Ta Phut verdict is welcome”, Bangkok Post, 3 de diciembre de 2009.

[15] UNESCO Bangkok program, op. cit.

[16] Entrevista, 6 de marzo de 2010.

Human Rights International Treaties
ABCDEF
ILO Conventions
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» View detail


SUSCRIBE TO OUR NEWSLETTER

Submit