El arduo camino hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio

»

The Egyptian Association for Community Participation Enhancement (EACPE)
Nawara Magdy Belal
Yasmine Sherif Ismail

Aunque los informes oficiales afirman que Egipto está  camino de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), el país ha mostrado pocos avances al respecto. En medio de la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión de la década de 1930, Egipto debe emprender algunos cambios profundos y adoptar estrategias radicales de desarrollo para cumplir con sus compromisos. Para ello se requiere una asistencia al desarrollo mejor administrada, en tanto que las políticas de empleo deberían ser cada vez más negociadas y alentadas, junto con una mayor cantidad de asociaciones con el sector privado y la sociedad civil.

Según la firma de inversiones kuwaití Global Investment House, el impacto de la crisis económica mundial ha comenzado a sentirse actualmente en Egipto, aunque “se piensa que el saludable crecimiento económico de Egipto, junto con la reforma puesta en marcha, protegen el desempeño económico del país en medio de la actual crisis mundial”. Es cierto, la economía egipcia ha mantenido el crecimiento real de su PIB, que era del 5,8% durante el primer trimestre del año fiscal 2008-2009, en comparación con el 6,5% alcanzado en el primer trimestre del año fiscal 2007-2008. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el Gobierno estableció una meta más baja de crecimiento del PIB, del 5,5% para el año fiscal 2008-2009, después de lograr un crecimiento de 7,2% en el año fiscal 2007-2008. Para los años fiscales 2008-2009 y 2009-2010, el Banco Mundial ha pronosticado tasas de crecimiento del PIB de 4,5% y 6,0% respectivamente[1].

Pero, ¿está la crisis afectando el avance del país en la consecución de los ODM? Según un informe de evaluación a medio camino del logro de los ODM, emitido por el Ministerio de Desarrollo Económico, el país “está en el camino correcto para alcanzar la mayor parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en la fecha fijada de 2015”[2]. Según el ministro egipcio de Desarrollo Económico, Othman Mohamed Othman, “la focalización geográfica y otras políticas sociales integradas prometen reducir los retrasos y brechas regionales… y también garantizan la plena realización de los ODM nacionales en todo Egipto”[3]. En cuanto a la reducción de la pobreza, el Ministro anunció que “la tasa de pobreza se ha reducido de 31% a 26% en las zonas rurales y de 13% a 8,6% en las zonas urbanas[4]. Estas cifras sin embargo fueron desmentidas por Gawdat el-Malt, presidente de la Agencia Central de Auditoría egipcia, quien informó que “la pobreza se estima en 40% en las zonas rurales y 18% en las urbanas”[5].

La pobreza no se refiere sólo a los ingresos

Estas mediciones contradictorias están ambas basadas en los niveles de ingreso. Sin embargo, la pobreza no es sólo una cuestión de ingresos, hay otros aspectos importantes a considerar tales como salud, higiene y exclusión social. Así, las medidas combinadas, tales como el Índice de Desarrollo Humano (IDH) y el Índice de Pobreza Humana (IPH), que se centran en el porcentaje de personas que viven por debajo de determinados umbrales en cada una de las dimensiones del IDH, deberían tenerse en cuenta.

En el Informe Nacional de Egipto 2008, el PNUD puso de relieve siete directrices que el gobierno egipcio debería tener en cuenta para lograr un crecimiento económico favorable a los pobres[6].

  • La vulnerabilidad de los pobres al riesgo y la ausencia de protección social reducen el ritmo del crecimiento.
  • La desigualdad de recursos y oportunidades limita la capacidad de los pobres para participar y contribuir al crecimiento. El género es una dimensión particularmente importante de la desigualdad.
  • Las políticas deben abordar las causas del fracaso del mercado y mejorar el acceso al mismo. El fracaso del mercado perjudica a los pobres en forma desproporcionada. Se necesitan programas para garantizar que los mercados que tienen importancia en su sustento funcionen mejor para los pobres.
  • Tanto el ritmo como el modelo de crecimiento son fundamentales para una reducción de la pobreza sostenible a largo plazo.
  • Un crecimiento en favor de los pobres requiere de la participación de los pobres en el proceso.
  • Las políticas para abordar las múltiples dimensiones de la pobreza deberían ir de la mano; la percepción de las dicotomías (por ejemplo, las políticas económicas frente a las políticas sociales) están fuera de lugar.
  • Los pobres necesitan participar e influir en el proceso de reforma política que acompañe las estrategias de reducción de la pobreza.

En el Informe 2009 sobre Desarrollo Humano, Egipto ocupa el lugar 82 entre 135 países para los cuales se ha calculado el índice. El índice de pobreza mide las privaciones graves de salud por la proporción de personas que no se espera sobrevivan hasta la edad de 40 años. La educación se mide por la tasa de analfabetismo entre los adultos, y un nivel de vida digno se mide por la media no ponderada de las personas que no utilizan fuentes mejoradas de abastecimiento de agua y por el porcentaje de niños menores de cinco años con peso inferior al normal para su edad. El Cuadro 1 muestra los valores de estas variables para Egipto y los compara con otros países.

Algunos indicadores de pobreza humana

Índice de Pobreza Humana 
(IPH-1)

Probabilidad de no sobrevivir hasta los 40 años 
(%)

Tasa de analfabetismo entre los adultos 
(% edades 15 y más)

Personas que no utilizan fuentes de agua mejoradas 
(%)

Niños con peso inferior al normal para su edad 
(% menores de 5 años)

1. República Checa (1.5)

1. Hong Kong, China (SAR) (1,4)

1. Georgia (0,0)

1. Barbados (0)

1. Croacia (1)

80. Islas Salomón (21,8)

68. Georgia (6,7)

117. Angola (32,6)

28. Costa Rica (2)

40. Macedonia (6)

81. Botswana (22,9)

69. Vanuatu (7,1)

118. Congo (República Democrática del) (32,8)

29. Armenia (2)

41. Barbados (6)

82. Egipto (23,4)

70. Egipto (7,2)

119. Egipto (33,6)

30. Egipto (2)

42. Egipto (6)

83. Vanuatu (23,6)

71. Ecuador (7,3)

120. India (34,0)

31. Jordania (2)

43. Mongolia (6)

84. Congo (24,3)

72. Bahamas (7,3)

121. Ghana (35,0)

32. Montenegro (2)

44. Panamá (7)

135. Afganistán (59,8)

153. Lesoto (47,4)

151. Mali (73,8)

150. Afganistán (78)

138. Bangladesh (48)

Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano 2010.

Las cifras en el Cuadro 2 demuestran claramente que el crecimiento económico no se refleja necesariamente en la calidad de vida. El fracaso del país para asegurar que se refleje un mayor crecimiento económico en los niveles de vida de sus ciudadanos representa el desafío principal que el Gobierno deberá enfrentar en los próximos cinco años con el fin de alcanzar los ODM para 2015[7]. Esto significa repensar su estrategia de financiación para el desarrollo en el contexto de una crisis económica que se ha convertido en el mayor obstáculo para el desarrollo.

Avance en el logro de los ODM

La evaluación a medio camino del logro de los ODM para Egipto muestra que el país estrictamente no “va por el buen camino”, que los desafíos siguen siendo muy serios y que, en algunas áreas, especialmente en lo que respecta a la brecha de género, el desempeño del país es muy pobre. Lo que sigue es una evaluación por objetivo.

  • ODM 1 – erradicar la pobreza extrema y el hambre: Hay algunos desafíos pendientes – como el desempleo entre las mujeres y los jóvenes y niños con bajo peso.
  • ODM 2 – lograr la enseñanza primaria universal: Como reflejo de los avances en la matrícula escolar, el país se está acercando al 100 por ciento entre el grupo de edad de 15-24 años.
  • ODM 3 – promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer: Aunque el país ha demostrado su compromiso a través de arreglos institucionales, cambios legislativos y de varias iniciativas y acciones, aún queda un largo camino por recorrer – principalmente en la educación técnica, empoderamiento y participación de la mujer en la política.
  • ODM 4 – reducir la mortalidad infantil: Hay algunos avances, sin embargo, los datos oficiales muestran que la desigualdad geográfica, de género y social continúa siendo elevada. Además, la relativamente alta tasa de mortalidad neonatal es aún preocupante.
  • ODM 5 – mejorar la salud materna: La eficacia de los programas nacionales que aumentaron la cantidad de partos atendidos por personal calificado se hace evidente en la extraordinaria velocidad con que se redujo la mortalidad materna.
  • ODM 6 – combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades: La infección por VIH no se limita a un grupo social particular y en los últimos años ha aumentado entre las mujeres, en tanto que la hepatitis B y C también se ha convertido en una amenaza. Es necesario reorganizar el sistema de salud desde una perspectiva multisectorial que tenga en cuenta el contexto social en el tratamiento de las epidemias.
  • ODM 7 – garantizar la sostenibilidad del medio ambiente: La demanda creciente de recursos naturales requiere adoptar medidas más enérgicas de control y estrategias adecuadas de gestión ambiental.
  • ODM 8 – fomentar una alianza mundial para el desarrollo: Según el Ministerio de Desarrollo Económico, “en los últimos años Egipto ha sido testigo de una tendencia al alza en los desembolsos de AOD de una variedad de países ricos y organizaciones internacionales, y estos han sido asignados para cumplir con las necesidades de desarrollo de diferentes sectores. Además, Egipto también se ha beneficiado con una serie de acuerdos comerciales bilaterales y multilaterales. La participación de las exportaciones de bienes y servicios en el PIB ha ido en aumento a lo largo de estos años”[8].

Impacto de la crisis financiera mundial

Aunque la Inversión Extranjera Directa (IED) neta fue sólo de USD 3.900 millones en el año fiscal 2004-2005, en el período 2007-2008 esta cifra alcanzó los USD 13.200 millones. Pero en el último año fiscal – con la economía mundial en desorden – la IED neta cayó a USD 8.100 millones, según el banco central de Egipto. Por otra parte, un informe sobre los resultados económicos del segundo trimestre del año fiscal 2009-2010 emitido por el Ministerio de Desarrollo Económico muestra que el número de desempleados ha aumentado a 2,37 millones de personas[9].

Como muestran estas cifras, el año 2010 podría desacelerar el avance de Egipto hacia el logro de los ODM para el año 2015. Con el fin de evitar tal riesgo, es imprescindible:

  • aumentar la eficacia de la AOD, la que podría evidenciar una disminución debido al efecto de la crisis mundial sobre los donantes y armonizar y alinear la distribución de la AOD de acuerdo con las prioridades nacionales.
  • negociar un espacio para adoptar políticas de empleo más orientadas al crecimiento y garantizar su aplicación.
  • fortalecer las alianzas con el sector privado y la sociedad civil en Egipto.

[1] Global Investment House, Informe Anual 2009. Disponible en: <www.globalinv.net/pdfs/AnnualReport/GlobalAnnualReport2009E.pdf>.

[2] Ministerio de Desarrollo Económico, Informe  2008 sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio- Egipto, Alcanzando los OMD: Evaluación pasado el Punto Medio, 2008.  Disponible.

[3] Ibid.

[4] Egypt.com News, 10 April 2010. Disponible.

[5] Ibid.

[6] PNUD, Informe 2008 sobre Desarrollo Humano - Egipto. Disponible.

[7] Egypt.com News, 10 de abril de 2010. Disponible.

[8] Millennium Development Goals Report 2008. Egypt, op. cit.

[9] Egypt News, 21 February 2010. Disponible

Human Rights International Treaties
ABCDEFGHI
ILO Conventions
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» View detail


SUSCRIBE TO OUR NEWSLETTER

Submit