Tecnologías de la información y la comunicación: ¿un camino hacia el desarrollo?

»

Red de Desarrollo de Asociaciones Voluntarias Indígenas (DENIVA)
David Obot

El Gobierno de Uganda ha estado implementando una serie de políticas para integrar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a su gestión de desarrollo y también a diversas áreas de la vida social. El Gobierno espera que la mejora de los servicios brinde confianza a los inversores extranjeros sobre el manejo de sus inversiones y, al mismo tiempo, aumente la participación y el control ciudadano sobre los asuntos públicos. Sin embargo, para mejorar las condiciones de vida de los ugandeses, el esfuerzo debe acompañar las estrategias de reducción de la pobreza y las inversiones en desarrollo humano.

Uganda ha mostrado gran interés en la integración de las TIC a sus prioridades de desarrollo desde mediados de los años noventa. Al mismo tiempo, durante más de una década, el país tuvo un fuerte y sostenido crecimiento económico. El presupuesto 2009-2010 mostró un crecimiento económico real de 9,4% en el año fiscal 2008-2009 comparado con 10,2% en 2007-2008[1]. Según los datos oficiales, el Producto Interno Bruto (PIB) creció en 6,7% en el año fiscal 2008-2009 – una disminución con respecto al año 2007-2008, en el que el crecimiento fue de 8,3% (ver Gráfica 1). En vista de la crisis económica global, de todas formas, fue un crecimiento notable que puede atribuirse a la diversificación de los sectores de exportación y de servicios[2].

A pesar de la fuerte demanda para el uso creciente de las TIC que faciliten el desempeño económico sostenido de Uganda, es imperativo complementar estas tecnologías con planes, estrategias y programas para reducir la pobreza y promover el desarrollo social.

Contexto de las TIC

A nivel mundial, los países han hecho significativos progresos en cuanto a integración de las TIC a sus prioridades de desarrollo. En Uganda se han hecho importantes avances a consecuencia de las estrategias de TIC del país. Los logros incluyen la creación de la Comisión de Comunicaciones de Uganda en 1997, la formulación de la política de TIC en 2003 y un Ministerio de Tecnologías de la Información y la Comunicación completamente calificado en 2006. El sector de servicios que incluye las TIC creció de 31,2% en el año fiscal 2005-2006 a 33,3% en 2006-2007 – revirtiendo la tendencia de los tres años fiscales anteriores, en los que el sector había comenzado a estancarse[3].

Las redes de telefonía celular y móvil, las comunicaciones radiales, los servicios de computación, correo electrónico e Internet, los servicios de medios de comunicación y el acceso a los materiales educativos han aumentado en las áreas con buena infraestructura de telecomunicaciones. Los trabajos de interconexión de todo el país están en curso: se colocarán 1.500 km de fibra óptica para vincular todas las ciudades importantes de Uganda entre sí y con el cable submarino del este de África.

Otros beneficios de las TIC incluyen la mejora de las posibilidades del Banco Central para asesorar al Gobierno sobre desempeño económico y supervisión del sector financiero; aumento en el uso de teléfonos móviles para las transacciones monetarias y monitorización del lavado de dinero y la falsificación de cheques.

TIC y prestación de servicios sociales

La integración de las TIC en la prestación de servicios sociales todavía es insignificante, especialmente en los sectores de educación y salud. La implementación de los programas de Educación Primaria Universal y Educación Secundaria Universal de Uganda, por ejemplo, tuvieron como resultado un aumento en la inscripción en las escuelas y una demanda importante de recursos para materiales escolares, infraestructura, maestros y supervisión del sector. La inscripción de niños y niñas en la educación primaria aumentó de 2,7 millones en 1997 a 7,6 millones de alumnos en 2003[4].

Al mismo tiempo, los distritos que cargan con la responsabilidad de planificar y presupuestar para los sectores más desfavorecidos han priorizado las TIC en sus planes de desarrollo local. Sin embargo, las inversiones para equipar las escuelas con computadoras y conexiones de Internet han recibido escasa o nula asignación presupuestal. Las tendencias del sector salud son similares. Uno de los remedios sería la integración de las TIC a la prestación de servicios y la asignación de recursos sustanciales para equipamiento y desarrollo de las capacidades de las TIC.

Mientras que la política de liberalización ha estimulado las inversiones de las TIC en Uganda, los inversores están más inclinados a maximizar sus beneficios propios que a mejorar la calidad de los servicios. Estos negocios han estado principalmente asociados a las operaciones de telefonía móvil, televisión y radio. Los sectores de educación y salud aún no han obtenido beneficios de la proliferación de las TIC. La población contribuye indirectamente al sostenimiento de tales inversiones a través de las exenciones de impuestos que el país otorga a los inversores, mientras que el Gobierno aún debe hacer frente a la integración de las TIC en la prestación de servicios. La ausencia de una estrategia del Gobierno para abordar este desequilibrio significa que la gente seguirá recibiendo servicios de baja calidad.

TIC, pobreza y gobernanza

Las oportunidades para adquirir, procesar, guardar y recuperar información, así como para difundirla y publicarla, puestas a disposición de las TIC serían ventajosas para todos quienes trabajan en pro de la reducción de la pobreza y de una gobernanza responsable. A pesar de la voluntad declarada del Gobierno de garantizar la difusión de las TIC a la mayor cantidad posible de ugandeses, hay probablemente dos amplias razones que socavan el potencial de las TIC para catalizar las energías creativas hacia la reducción de la pobreza y una mejor gobernanza.

La primera razón es la que las TIC están escasamente integradas a las estrategias de reducción de la pobreza. La pobreza en Uganda es más grave entre la población rural que entre la urbana. La limitada intervención del Gobierno en la regulación de precios relacionada al uso de las TIC – por ejemplo, para los teléfonos celulares – arraiga la pobreza y genera una brecha digital de la población. Incluso el tiempo de aire de radio, que podría ser utilizado por las personas pobres para garantizar que sus reivindicaciones lleguen directamente a las autoridades y a los responsables de la toma de decisiones, está más allá de lo que puede permitirse la mayoría de los habitantes de las áreas rurales. El diario The Monitor de Uganda observó que, mientras el uso de teléfonos celulares aumenta entre la mayoría de los grupos que componen la población, el impuesto del 12% es el más alto de la región – actualmente, 10% en Kenya y Tanzania y 3% en Rwanda[5].

Integrar las TIC a las estrategias de reducción de la pobreza aumentaría el flujo de información entre la población, el Gobierno y las otras partes interesadas, y reduciría los impedimentos para la participación de la gente en las actividades de reducción de la pobreza.

La segunda limitación es el uso inadecuado de las TIC para mejorar la gobernanza. Las TIC son un modo eficiente de compartir información sin restricciones. Varios países están avanzando a grandes pasos en la aplicación de sus sistemas de gobernanza electrónica para facilitar la transparencia, la responsabilidad y la eficiencia de la gobernanza. Según el Gobierno, la visión de Uganda para el uso de las TIC es hacer del país un líder de la gobernanza electrónica en África. Las TIC y la gobernanza electrónica tienen el potencial para garantizar la eficiencia en el uso de los recursos y para mejorar la gobernanza. Se harían ahorros inmensos si las TIC se utilizaran eficazmente, por ejemplo, para consultar al público sobre temas de importancia nacional de modo de cumplir con sus derechos democráticos y para monitorizar el desempeño del Gobierno y de los demás interesados en todos los sectores. La integración de las políticas de desarrollo de las TIC  crearía una base sólida para una gobernanza electrónica eficaz.

Conclusión 

El Gobierno instituyó una política para adoptar y aplicar las TIC como parte de sus obligaciones para garantizar una prestación de servicios mejorada y una mayor rentabilidad y eficiencia en la economía, además de mostrar al país como destino para los inversores y de posibilitar la participación de la población en su propia gobernanza. De ese modo, se implementó un marco político para liberalizar el sector que condujo a su expansión con un evidente efecto multiplicador en la economía y más altos niveles de interacción científica, educativa, política, social y cultural.

Sin embargo, las ventajas de conocimiento y asociativas inherentes a las TIC permanecen en un nivel muy bajo. Uganda sólo puede cosechar los amplios beneficios de la adopción y aplicación de las TIC si asume el hecho de que su puesta en práctica completa debe tener en cuenta las estrategias de reducción de la pobreza, las inversiones en desarrollo humano, la atribución de poderes y promoción de una gobernanza responsable, transparente y eficaz.

[1] Ministerio de Finanzas, Planificación y Desarrollo Económico, Background to the Budget, 2009/2010, Kampala, 2009, 6.  Disponible en: <www.finance.go.ug/docs/BTTB09-10.pdf>.

[2] Ibid.

[3] Comisión de Comunicaciones de Uganda, A Review of The Postal and Telecommunications Sector, June 2006- June 2007. Disponible en:   <www.ucc.co.ug/endOfFYReview0607.pdf>.
.

[4] Antonie de Kemp, Analysing the Effectiveness of Sector Support: Primary Education in Uganda and Zambia, NONIE WORKING PAPER Nº 5, enero de 2008 Consultar: <www.worldbank.org/ieg/nonie/docs/WP5_deKemp.pdf>.

[5] The Daily Monitor, 4 de marzo de 2009.

Human Rights International Treaties
ABCDEFGHI
ILO Conventions
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» View detail


SUSCRIBE TO OUR NEWSLETTER

Submit