El centro está en el empleo

En Italia, las medidas contra la pobreza se muestran como políticas dirigidas a patologías laborales tales como el desempleo, los accidentes, las enfermedades, etc, siendo el trabajo el punto crucial de los derechos de los ciudadanos.

La ciudadanía social y la batalla contra laexclusión y marginación cobran distintas formas en los paíseseuropeos de acuerdo a sus legados históricos, políticos yculturales. En Italia, por ejemplo, todavía falta un‘subsidio mínimo’ que fuera similar al‘supplementary benefit’ inglés, al ‘revenuemiminim d’inclusion’ francés o al‘bundessozialhilfe’ alemán

Bienestar y seguridad social

No es casual que una de las formas másprominentes que toma la batalla contra la pobreza sea el apoyo alingreso (pensión a la invalidez civil, beneficio pordiscapacidad, beneficio de asistencia al hogar, pensión social).

En 1995 los gastos de la protección socialglobal alcanzaron un total de 403 mil billones de liras, esto es,un 28.8.% del Producto Bruto Interno (PBI). Los gastos deseguridad y bienestar estuvieron en los 309 mil billones deliras, un 17.5% del PBI. Los gastos de pensiones fueron elcomponente dominante (208 mil billones de liras o 11.8% del PBIen 1995, mostrando una tendencia al alza, a pesar de las reformasque se dieron en 1992. Los gastos de pensión estánconstituídos en su 90% por pensiones por edad avanzada. Losgastos de bienestar social alcanzan la cifra de 62.9 mil billonesde liras, 3.5% del PBI y desde 1989, han venido disminuyendo pesea que incluyen suplementos a pensiones mínimas y subsidiosfamiliares.

Para entender mejor el carácter de lapolítica contra la pobreza, es útil un análisis de cómo estácompuesto el gasto en bienestar social.

Cuadro 1

Composición del gasto de Bienestar Social
 

1985

%

1990

%

1992

%

1995

%

Intervenciones en el Bienestar Social

44016

100,0

56699

100,0

59136

100,0

62868

100,0

Porcentaje de Producto Bruto Interno

5,4

 

4,3

 

3,9

 

3,5

 
Suplemento a los ingresos bajos

35365

80,3

39451

69,6

39678

70,2

38979

62,0

Suplemento para alcanzar la pensión mínima

27362

62,2

27927

49,3

29512

49,9

29163

46,4

Pensiones no-contribuyentes

2099

4,8

3190

5,6

3522

5,6

3482

5,5

Asignaciones familiares

5269

12,0

7724

13,6

5979

13,6

5483

8,7

Otras asignaciones y beneficios

635

1,4

610

1,1

665

1,1

851

1,4

Protección a los discapacitados

6263

14,2

13494

23,8

15081

23,8

18892

30,1

Pensiones a los inválidos por accidentes laborales

3734

8,5

9724

17,2

10872

17,2

14481

23,0

- de los cuales                
Bonificación a la asistencia hogareña

1409

 

4877

 

5795

 

7737

 
Pensiones a los ciegos y sordos

694

1,6

1256

2,2

1436

2,2

1724

2,7

Pensiones a las viudas de guerra

1835

4,2

2514

4,4

2773

4,4

2687

4,3

Intervenciones específicas

2388

5,4

3754

6,6

4377

6,6

4997

7,9

Asistencia nacional

2388

5,4

3754

6,6

4377

6,6

4997

7,9

Los siguientes puntos se vuelven evidentes.

La distribución monetaria juega un rol mucho más importante que la provisión de servicios.

Los fondos van a instituciones cuyas funciones y metas se superponen y que por tanto no resultan claras.

Las instituciones tienen un carácter estrictamente sectorial que fragmenta a los ciudadanos en una miríada de categorías pero que ignora factores como la edad, el sexo y las efectivas condiciones de vida.

los programas de bienestar usualmente se hacen sobre la base de una confusa noción de invalidez: prevalece un concepto genérico de ‘incapacidad para trabajar’, en tanto que las nuevas formas de exclusión como el SIDA, el alcoholismo y la falta de hogar son subestimadas, como ocurre con el caso de las nuevas exigencias y riesgos que surgen de las actuales transformaciones sociales (aumento en el empleo de las mujeres y en el número de familias monoparentales).

Las intervenciones en bienestar están fragmentadas en diferentes cuerpos institucionales, tanto en los niveles centrales como en los descentralizados

No son claros los instrumentos de financiación: todavía predominan las contribuciones monetarias en tanto que los instrumentos fiscales son residuales.

Política para los trabajadores

La batalla contra la pobreza también toma laforma de una política orientada al empleo que actúa en dosdirecciones: para asegurar empleo de tiempo completo y subsidiosa los desempleados. El estándar (que todavía predomina) es elempleo permanente de tiempo completo. Cassa Integrazione proponeprovisiones ordinarias y extraordinarias para trabajadoresdespedidos-. Los beneficios ordinarios de Cassa Integrazionepueden ser aplicados en crisis extraordinarias por un períodomáximo de un año, y son equivalentes al 80% del últimosalario, pagados por el INPS. Los benefios extraordinarios deCassa Integrazione atañen a empresas que emplean a más de 15personas. Ascienden al 80% del último salario y su duraciónvaría de 24 a 36 e incluso hasta 48 meses.

Administración industrial

En Italia existen dos maneras diferentes dehacerse cargo del desempleo: pago de beneficios ordinarios y debeneficios extraordinarios.

Cuadro 2

FUERZA DE TRABAJO

 

Población (dividida porcondición), sectores de negocios con gente empleada y su sexo(a) - Porcentaje para las cuatro encuestas (los datosestán expresados en miles) (b)

FUERZA DE TRABAJO

Empleados En busca de empleo

Años                   Fuerzas no
laborales
Total
de la población
  Agricu
ltura
Industria Otros sectores Total Desem-
pleados
En busca de su primer trabajo Otra gente en busca de empleo Total Total    

Hombres

1986

1.442

5.194

7.317

13.953

289

617

209

1.115

15.068

12.471

27.538

1987

1.413

5.111

7.322

13.485

313

665

251

1.228

15.074

12.512

27.586

1988

1.345

5.155

7.489

13.990

305

687

248

1.240

15.230

12.406

27.635

1989

1.261

5.103

7.487

13.851

286

676

257

1.220

15.071

12.598

27.669

1990 (c)

1.197

5.233

7.586

14.015

264

667

246

1.177

15.192

12.517

27.709

1991

1.165

5.259

7.678

14.102

256

645

241

1.142

15.244

12.535

27.779

1992

1.105

5.214

7.626

13.945

297

692

238

1.226

15.171

12.651

27.822

1993 (d)

1.045

5.145

7.141

13.332

490

518

90

1.098

14.430

12.979

27.409

1994

999

5.022

7.036

13.057

593

552

105

1.250

14.307

13.166

27.143

1995

956

4.934

7.043

12.933

597

599

115

1.311

14.244

13.315

27.559

1996

915

4.912

7.073

12.901

594

630

112

1.335

14.236

13.389

27.625

Mujeres

1986

800

1.627

4.477

6.903

212

679

605

1.496

8.399

20.638

29.038

1987

756

1.605

4.630

6.991

234

689

681

1.604

8.595

20.483

29.077

1988

713

1.633

4.767

7.133

231

725

689

1.645

8.758

20.369

29.127

1989

685

1.650

4.818

7.153

221

728

697

1.646

8.799

20.369

29.168

1990 (c)

666

1.707

5.008

7.381

219

690

665

1.574

8.955

20.289

29.244

1991

658

1.656

5.175

7.490

213

640

657

1.511

9.000

20.335

29.335

1992

644

1.636

5.233

7.514

254

678

640

1.573

9.086

20.279

29.365

1993 (d)

623

1.579

4.932

7.135

354

487

395

1.236

8.371

20.627

28.997

1994

575

1.565

4.922

7.063

390

496

424

1.310

8.373

20.693

29.066

1995

534

1.560

4.982

7.077

408

551

455

1.414

8.490

20.591

29.081

1996

487

1.563

5.137

7.187

417

574

436

1.428

8.615

20.506

29.121

Hombres ymujeres

1986

2.241

6.821

11.794

20.856

501

1.256

814

2.611

23.467

33.109

56.576

1987

2.169

6.716

11.952

20.836

547

1.354

932

2.832

23.669

32.995

56.664

1988

2.058

6.788

12.256

21.103

537

1.412

937

2.885

23.998

32.775

56.763

1989

1.946

6.753

12.305

21.004

507

1.405

954

2.865

23.870

32.967

56.836

1990 (c)

1.863

6.940

12.593

21.396

483

1.357

912

2.571

24.147

32.806

56.953

1991

1.823

6.916

12.853

21.592

469

1.285

898

2.653

24.245

32.870

57.114

1992

1.749

6.851

12.859

21.459

551

1.370

878

2.799

24.257

32.930

57.187

1993 (d)

1.669

6.725

12.073

20.466

845

1.005

485

2.334

22.801

33.605

56.406

1994

1.574

6.587

11.959

20.119

983

1.048

529

2.561

22.680

33.859

56.540

1995

1.490

6.494

12.025

20.010

1.005

1.150

570

2.725

22.734

33.906

56.641

1996

1.402

6.475

12.211

20.088

1.011

1.204

548

2.763

22.851

33.895

56.746

(a)Para las definiciones de los agregados ycambios efectuados a la encuesta véase la nota introductoria

(b) Al usar series de fuerza de trabajo,téngase en cuenta el hecho de que existen dos versiones de losdatos relativos al porcentaje de 1990, debido a la utilizaciónde dos sistemas diferentes de diseño de clasificacionesuniversales Las dos versiones están disponibles para asíhacer posible la confrontación de tiempos. (c) los coeficientesdel porcentaje de proyección a universales. Dichos coeficientesfueron adoptados a partir de 1991. (d) los datos de 1993 enadelante han sido revisados mediante un ajuste de losprocedimientos de ponderación (dispuestos para calcular losestimados que derivan de la encuesta) a la estructura de edad ygénero de la población italiana basada en el censo de octubrede 1991.

Fuente: ISTAT 1997.

La estrategia de la lucha contra la pobreza sevuelve manifiesta en las actuales políticas orientadas a losproblemas de trabajo y empleo . Los roles más conspicuos estána cargo de los contratos para adiestramiento y empleo, empleossocialmente valiosos, empleos de tiempo parcial, incentivos alempresariado y las intervenciones en apoyo a grupos deriesgo también a través de programas europeos como Now, Hoizony Youthstart.

De todos modos, las acciones más relevantestodavía derivan de una lógica de defensa pasiva. Estaspriorizan la defensa de trabajos permanentes y de un despido notraumático del excedente de trabajadores. Dadas la presenteinestabilidad e incertidumbre de nuestra economía, mucha de laseguridad del bienestar social todavía depende del trabajo. Estadistorsión se hace evidente en la confusión entre‘seguridad de bienestar social’ y ‘bienestarsocial’ que carateriza la protección del ingreso en Italia.

La vivienda

Especialmente durante los útimos años, haaumentado el número de familias viviendo en estado de pobreza.

Cuadro 3

Incidencia de la pobreza enItalia, 1993 y 1994 (valores absolutos en miles y valoresporcentuales)

 

1993

1994

 

Norte

Centro

Sur

Italia

Norte

Centro

Sur

Italia

Familias pobres 525 315 1.392 2.232 419 262 1.357 2.038
Familias residentes 9.771 4.047 6.945 20.763 9.537 3.881 6.602 20.020
Porcentaje de familias pobres en el total de familias residentes 5,4 7,8 20,0 10,7 4,4 6,8 20,6 10,2
                 
Población pobre 1.275 836 4.351 6.462 1.122 726 4.610 6.458
Población residente 25.204 10.876 20.882 56.961 25.096 10.481 20.434 56.371
Porcentaje de pobres en el total de residentes 5,1 7,7 20,8 11,3 4,5 6,7 22,6 11,5
                 
Distribución territorial                
Familias pobres 23,5 14,1 62,4 100,0 20,6 12,9 66,6 100,0
Familias residentes 47,1 19,5 33,4 100,0 47,6 19,4 33,0 100,0
Población pobre 19,7 12,9 67,3 100,0 17,4 11,2 71,4 100,0
Población residente 44,2 19,1 36,7 100,0 44,5 19,2 36,2 100,0

Fuente: datos procesados por ISTATEncuesta de gasto familiar 1993 y Encuesta de gastofamiliar 1994

La pobreza económica es principalmente unproblema en la parte sur de Italia. En el norte, los pobres sonmayoritariamente personas de edad ‘desempleadas’.

Vivienda

Muchos son los problemas que se conjugan paragenerar pobreza: además de la inestabilidad e incertidumbre delempleo, existe también el problema del alojamiento. En Italiamás del 70% de las familias posee su propia casa. Al mismotiempo, los precios de la vivienda han aumentado más rápido quelos salarios y la inflación. De 1985 a 1991 el precio de unavivienda aumentó un 80% en tanto que el promedio de loscontratos salariales se incrementó en un 38%. En los años 60,dos o tres años del ingreso medio por hogar eran suficientespara comprar una casa; en 1994 son necesarios cinco o seis años.En estos días, a los jóvenes les resulta mucho más difícilconvertirse en propietarios de su vivienda; es también másdificil cambiar de alojamiento. El alojamiento absorbe el 18% delingreso de las familias más pobres (con salarios mensuales pordebajo de un millón) y 7.3% de los ingresos de las familias másricas (cuyos ingresos mensuales superan los tres millones). Lapobreza económica es de este modo más común entre aquellos quepagan alquiler que entre aquellos que son propietarios de sushogares.

Salud pública

También en este campo las medidas tomadas porlos gobiernos recientes (de 1992 en adelante) que intentanreducir costos por un lado, y separar el bienestar social de lasalud pública por otro, pueden favorecer nuevas formas deexclusión. Esta nueva forma de marginalización actúa a travésde dos mecanismos:. a causa de la separación de tareas, variasinstituciones en el sector se desembarazan recíprocamente de laresponsibilidad en cuanto a los problemas y personas cuyasnecesidades son complejas y no discriminables (pacientes de largoplazo, crónicos y mentales). Esta separación de tareas y lafalta de ‘datos guía’ también le hacen difícil elacceso a las personas que no poseen ni la información ni lashabilidades necesarias (por ejemplo, inmigrantes residentes). Larelación entre la pobreza y la salud pública se vuelve muyseria si también tomamos en cuenta factores como la mortalidad yla morbilidad.

Cuadro 4

Indice de mortalidad global enItalia en 1981/1982: algunos datos (mortalidad en el total de lapoblación = 100)

 

Hombres

Mujeres

 

18-45

55-74

18-54

55-74

  Centro
-norte

Sur

Italia

Centro
-norte

Sur

Italia

Centro-
norte

Sur

Italia

Centro-
norte

Sur

Italia

Educación                        
Título universitario

51

79

58

75

103

82

91

59

83

74

49

69

Enseñanza media
superior

71

74

73

85

102

90

83

76

82

83

64

79

Enseñanza media

87

96

90

99

111

103

95

70

93

96

79

93

Enseñanza primaria

117

104

114

103

99

104

105

93

102

101

93

100

Población alfabeta/analfabeta

201

149

155

104

59

97

171

147

144

103

108

104

                         
Hogar                        
En propiedad

93

96

94

93

94

92

96

98

96

95

98

96

Alquilado

112

113

113

118

123

121

107

105

108

109

107

109

                         
Profesión                        
Empresarios
/profesionales
   

75

   

75

   

73

   

60

Gerentes    

64

   

61

   

107

   

67

Empleados    

69

   

63

   

73

   

40

Población auto-
empleada
   

73

   

57

   

63

   

56

Operarios    

80

   

53

   

56

   

46

Condición profesional inactiva    

359

   

118

   

123

   

103

                         
Sectores de 
la economía
                       
Agricultura    

91

   

77

   

79

   

81

Industria    

101

   

104

   

97

   

76

Servicios    

103

   

112

   

107

   

108

Fuente: Costa e Faggiano [1994]

Cuadro 5

Años de vida perdidos por cada10.000 años de vida potenciales, referidos a personas de entre18 y 64 años (estandardizados) residentes en Turín en los años1981-1989, según indicadores sociales y algunas causas de muerteseleccionadas.

  Cáncer Cirrosis Deceso Accidental Suicidios /Homicidios
Educación        
Título universitario Enseñanza media superior

35,4

3,4

6,9

4,1

Enseñanza media

44,3

6,4

8,8

4,2

Educación primaria

46,7

9,8

12,0

4,1

Población alfabeta/analfabeta

47,1

15,1

20,0

7,9

         
Hogar        
En propiedad

37,5

4,6

8,0

3,7

Alquilado

49,3

9,0

9,2

4,3

         
Profesión

32,0

2,7

5,9

2,1

Empresarios/Gerentes

38,2

4,2

5,5

2,9

Empleados

39,2

4,2

8,6

6,5

Auto-empleados

42,1

7,5

8,6

3,8

Desempleados

72,0

20,5

18.8

12,7

Educación y adiestramiento profesional

La falta de educación y la exclusión socialestán fuertemente conectadas. El derecho a la educación es underecho fundamental de los ciudadanos, pero en Italia sólo esparcialmente universal. La productividad del sistema escolar estodavía muy baja. Por cada 1000 adolescentes que comienzan laeducación media sólo 177 van a la universidad. En latransición de la escuela primaria a la secundaria las tasas dedeserción y fracaso escolar son extremadamente altas.

Cuadro 6

"Censis" Listaregional sobre educación (índice resumen)

 

1985

 

1992

Noreste

234,47

Centro

234,80

Centro

234,27

Noreste

232,38

Noroeste

228,45

Noroeste

224,41

Sur e islas

183,66

Sur e islas

188,60

       
Italia

211,02

Italia

210,87

Fuente: Datos procesados por ISTAT[Censis 1993]

Cuadro 7

Porcentaje de deserción durante los 2 primeros años de cursos divididos por tipos de educación (1992-1993).

Tipo de educación

Hombres

Mujeres

Total

Escuela clásica

11,4

10,6r

10,9

Escuela científica

11,2

9,9

10,6

Centro de formación docente

17,7

22,9

22,6

Escuela técnica

25,7

16,2

22,1

Escuela vocacional

42,4

35,1

39,1

Fuente: Isfol [1994]

El 10% de las actividades de adiestramientoprofesional están a cargo de gobiernos regionales; junto con elporcentaje llevado adelante por cuerpos provinciales, estasactividades alcanzan el 25% del total de la intervenciónpública. Cerca del 70% de dichas actividades dependen en cuerposde adiestramiento e instituciones que operan sobre la base deacuerdos con regiones individuales. Las empresas privadas estána cargo del 73% de la educación básica o primaria y del 78% deladiestramiento en el segundo nivel. El sector de adiestramientoprofesional ha demostrado su incapacidad para realizar lastransformaciones necesarias para mejorar su efectividad y suconexión con el mercado laboral.

Tratados internacionales sobre Derechos Humanos
ABCDEFGH
Convenios OIT
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» Ver más


SUSCRIBIRSE A NUESTRO BOLETÍN

Enviar