Entre planes y esperanzas

Dr. Rishi Adhikari; Usha Jha
Nijgadh, Bara, y Rural Reconstruction of Nepal

El crecimiento económico no es significativo si no abarca a los necesitados. El Octavo Plan (1992–97) fijó la erradicación de la pobreza como uno de los tres objetivos principales e incluyó políticas nacionales para reducirla. Estos intentos fueron burocráticos y no estuvieron orientados a los pobres. No lograron generar iniciativas locales, ignoraron a las organizaciones locales y populares, estuvieron mal orientados y carecieron de una visión multisectorial y de largo plazo. Tal vez el Noveno Plan tenga mejor suerte.

Organismos de gobierno, instituciones financieras y ONG implementaron programas para ayudar a los pobres y a las personas vulnerables de la sociedad. Entre ellos, se encuentran: redes de seguridad y subsidios para los pobres, proyectos de desarrollo rural integrados, programas de alimentación y nutrición, créditos específicos, generación de empleo e ingresos, bancos de desarrollo rural, educación técnica y capacitación vocacional, reubicación de las personas sin tierra, un programa de desarrollo de pequeños agricultores, la abolición del sistema de trabajo esclavo (Kamaiya) y el Fondo de Préstamos de Alivio Kamaiya, el Programa Participativo de Desarrollo de Distritos, el Proyecto de Alivio de la Pobreza Syangja y el Proyecto de Gestión de Gobierno Local.

Como muchos de estos programas cuentan con pocos recursos financieros y su cobertura es restringida, su impacto general en la erradicación de la pobreza es limitado, pero, además, al gobierno le falta voluntad política y a las organizaciones una mayor experiencia de trabajo en «red».

El porcentaje de personas que viven en la pobreza absoluta aumentó a un 49% en 1992, de un 42,6% en 1984–85 y un 40,3% en 1976–77. Fuentes independientes deben evaluar cuidadosamente la afirmación del gobierno de que la cifra descendió a un 42% al comienzo del Noveno Plan (1997–2002).

Los factores que contribuyen con el incremento de la pobreza en el país son la desigualdad en la distribución de recursos productivos, el tipo de cambio diferente entre los productos agrícolas e industriales y el alto crecimiento demográfico. Los campesinos y los pequeños terratenientes, que se ven obligados a alquilar tierras adicionales para mantener a sus familias, cargan con los costos de la producción, pero deben pagar el 50% de su producto bruto a los propietarios.

La situación de los campesinos puede volverse tan insoportable que emigran a la India en búsqueda de empleo y salarios más elevados y, en definitiva, Nepal pierde su mano de obra especializada. En este contexto, una nueva generación de políticas de alivio de la pobreza debe conducir a la formulación de planes y programas que visualicen a los pobres como una ventaja y no como una molestia.

Cuadro 1.

El noveno plan

El Noveno Plan tiene el fin de reducir el porcentaje de las personas que viven en la pobreza a un 32%. El propósito de reducirla sólo en un 10% (del 42%) parece inadecuado, pero, en el contexto de Nepal, desarrollar un proceso de alivio es un primer paso importante, pues puede permitir al país avanzar sobre un camino definido. La puesta en práctica de la Nueva Infraestructura de Desarrollo Rural con la participación de la gente a nivel comunitario brindará un modelo de largo plazo para aliviar la pobreza.

Cuadro 2.

El Noveno Plan pretende elevar el nivel de vida de la gente que vive en la pobreza, incorporar programas especiales para las personas sin fuentes de ingreso ni de producción, fortalecer social y financieramente a las personas necesitadas, aisladas y débiles y desarrollar la infraestructura social y financiera de las zonas lejanas.

El desempleo y el elevado subempleo se producen debido al desequilibrio entre el escaso aumento de los salarios y el alto crecimiento demográfico, que obliga a la mano de obra a crecer más allá de la capacidad de absorción del mercado de trabajo.

El desempleo de la mujer es del 9% en el medio urbano y del 3,2% en el medio rural. Para los hombres, el desempleo es del 7,7% y del 2,2% respectivamente. La magnitud del subempleo es aterradora. La proporción de hogares con subempleo se calcula en un 46,4% para el medio urbano y en un 33,3% para el rural. De manera similar, el subempleo para hombres y mujeres es del 41,8% y del 51,1% respectivamente. En el medio urbano, se calcula que un 23,8% de los hombres y un 46,6% de las mujeres están subempleados.

En 1993, aproximadamente 650 mil personas estaban desempleadas y un millón estaba subempleada, lo que elevó el número de personas que buscaban trabajo a 1,65 millones (19,3% del total de la mano de obra). Dado que se estima que 200 mil personas ingresan al mercado de trabajo cada año, se calcula que la cantidad de personas que buscan empleo en la actualidad asciende a 2,65 millones.

El Octavo Plan pretendió reducir el desempleo y el subempleo al utilizar al máximo la mano de obra en actividades de desarrollo. El plan subrayó la necesidad de crear oportunidades de trabajo productivas para 200 mil personas por año y la necesidad de un millón de empleos adicionales para los subempleados. Se propuso crear 1.449.000 empleos en distintos sectores. Aunque tuvo algunos avances, es muy lento y hasta el momento no logró ningún impacto positivo.

Es fundamental considerar que los factores más importantes para la expansión del empleo son el planeamiento, el diseño y la implementación; los programas educativos, vocacionales y de capacitación técnica orientados al mercado; la inversión de más recursos; y el establecimiento de una secretaría fuerte y capaz para la Comisión de Fomento del Empleo que está presidida por el primer ministro.

El Noveno Plan concibe oportunidades de generación y expansión del trabajo para desempleados y subempleados, pretende aumentar las oportunidades de empleo productivo en los diversos sectores económicos para el desarrollo económico y social del país.

La integración social

La fuerza de Nepal debería radicar principalmente en el compromiso y en la capacidad para nutrir los elementos que constituyen la base de la sociedad. Sin embargo, la pluralidad étnica, religiosa y cultural parece ser el aspecto más sensible de la integración social nacional. Una sociedad integrada busca su unidad no sólo mediante la protección y el respeto de su cultura, religión y diversidad étnica, para que niños, mujeres, ancianos y personas discapacitadas cuenten con más seguridad y cuidados, sino también a través de un desarrollo socioeconómico equitativo con mayor asociación entre los distintos sectores de la población. Pero, en Nepal, la segregación social está generalizada en el medio rural, sobre todo entre los hindúes. Aunque la segregación por castas fue declarada ilegal, las personas de castas «inferiores» aún son marginadas.

En las últimas cuatro décadas, se logró cierto progreso al sentar la infraestructura física para los sectores del transporte, las telecomunicaciones, la enseñanza y la salud. El desarrollo de los sectores productivos, como la agricultura y la industria, aún no colmó las expectativas, aunque algunos servicios como el turismo, las finanzas y el comercio se desarrollaron en mayor grado. El crecimiento del producto bruto interno y del ingreso por habitante no está bien distribuido. El desarrollo del sector social también está limitado en la cobertura, la calidad y la entrega de los servicios.

En Nepal, las mujeres padecen los problemas más graves. Su trabajo en el hogar no cuenta y son discriminadas en el sector productivo. El nivel de participación de la mujer en la política y su status socioeconómico son muy bajos. La maternidad temprana, las elevadas tasas de fertilidad, los partos sin asistencia, el exceso de trabajo, la desnutrición, el machismo, la violencia doméstica y el que se les niegue los derechos de herencia son algunas de las razones que impiden progresar a las mujeres. Varios intentos se están realizando a nivel gubernamental y no gubernamental para mejorar su situación en términos de alfabetismo, capacitación y generación de ingresos. En las últimas décadas, el tráfico de mujeres se convirtió en un grave problema, pero no se tomó ningún paso efectivo para detenerlo.

La juventud, otro sector lleno de potencial, está perdiendo su compromiso con la sociedad debido a la frustración. En consecuencia, la delincuencia y la drogadicción están en aumento, sobre todo en las zonas urbanas.

Muchos niños no reciben atención médica primaria ni educación básica. Con frecuencia, los niños pequeños deben hacer las tareas domésticas y trabajar a cambio de un salario, lo que convierte el trabajo infantil en un serio problema en Nepal. La cantidad de niños sin hogar y de la calle sigue aumentando.

La discapacidad, la vejez y la falta de vivienda son problemas adicionales que necesitan atención especial en el contexto de la integración social. Más del 10% de la población está discapacitada. El Consejo de Educación Especial brinda apoyo a las escuelas que educan a ciegos, sordos, retrasados mentales y otros estudiantes con discapacidades. Los esfuerzos, hasta el momento, son inadecuados debido a la falta de compromiso y de recursos del gobierno.

Los refugiados son un serio problema, en especial el ingreso reciente de muchos de ellos desde Bhután. Diversas organizaciones internacionales brindan a los refugiados las provisiones esenciales; sin embargo, ellos tienen un impacto negativo en las poblaciones que los albergan. El gobierno de Bhután no asume responsabilidad alguna en la cuestión.

El Noveno Plan muestra que se están haciendo esfuerzos para resolver algunos de estos problemas con la ayuda de donantes. Los más urgentes son:

  • más fondos para el desarrollo de los recursos humanos;
  • más programas en los medios de comunicación que fomenten el respeto y la dignidad entre los grupos étnicos;
  • identificación y conservación de valores morales y tradicionales;
  • fomentar un sentimiento de armonía cultural e integración nacional en el sistema educativo;
  • programas para el bienestar de los grupos marginados;
  • fomento de la integración entre instituciones públicas y privadas a través de una mejor colaboración entre los sectores;
  • consolidación de medidas de seguridad social.

La Comisión de Planificación Nacional, en su Noveno Plan, parece comprometida con el desarrollo social sustentable a través de la erradicación de la pobreza, la integración social y el empleo. La pobreza se concentra en sectores específicos de la sociedad, a los que no llegan los programas de gobierno. El Noveno Plan se propone proporcionar, en un plan piloto, actividad económica a 25 distritos necesitados. La implementación del plan debe monitorearse y ser vigilada por todos los interesados.

Cuadro 1.

POBLACIÓN DEBAJO DE LA LÍNEA DE POBREZA (%)

     
       

DESCRIPCIÓN REGIONAL

TOTAL

POBRES

MÁS POBRES

GEOGRÁFICA

     

HIMAL

56

29.3

26.7

COLINAS

41

21.3

19.7

TERAI

42

28.7

13.3

       

ALDEAS Y CIUDADES

     

CIUDAD

23

13.2

9.8

ALDEA

44

26.4

17.6

PROMEDIO NACIONAL

42

24.9

17.1

Cuadro 2.

Noveno Plan para la erradicación de la Pobreza

   
     

DESCRIPCIÓN

1997-98

META DEL NOVENO PLAN

1. REDUCCIÓN DE LA POBREZA (%)

42

32.5

2. ALFABETISMO ADULTO (%)

40

70

3. ESPERANZA DE VIDA

   

HOMBRES

55.9

60

MUJERES

53.4

59

4. MORTALIDAD INFANTIL *

79

50

5. MORTALIDAD DE NIÑOS MENORES DE 5 AÑOS*

118

70

6. MORTALIDAD MATERNA**

539

400

7. FERTILIDAD TOTAL

4.6

4.1

8. MATRICULA BRUTA

   

PRIMARIA

70

90

SECUNDARIA INFERIOR

45

55

SECUNDARIA

36

45

     

* por 1.000 nacidos vivos

   

** por 100.000 nacidos vivos

   

.

Tratados internacionales sobre Derechos Humanos
ABCDEFG
Convenios OIT
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» Ver más


SUSCRIBIRSE A NUESTRO BOLETÍN

Enviar