Programas de empleo en Bolivia son “insuficientes”

Foto: Bolivia FM

Los programas del gobierno de Bolivia contra el desempleo son insuficientes porque crean puestos de trabajo eventuales, momentáneos, precarios, de baja calidad, con bajos salarios e inestables, advirtió al diario Los Tiempos, de Cochabamba, el investigador Bruno Rojas, del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), organización que integra la red Social Watch.

El gobierno trata de estimular el mercado laboral con proyectos como “Mi primer Empleo Digno”, “Vivienda Propia”, “Aquí me quedo”, empresas estatales y últimamente el Programa de Apoyo al Empleo (PAE), que resultan insuficientes y aislados porque crean puestos sin seguridad jurídica, de acuerdo con expertos entrevistados por el periodista Hans Soria de Los Tiempos.

El mes pasado, el Ministerio de Trabajo comenzó a suscribir convenios con empresas privadas para implementar el PAE, programa mediante el cual aspira a insertar en el mercado laboral en cuatro años, previa capacitación, a 20.000 desempleados con una inversión de 20 millones de dólares financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La proporción de ocupados “con empleo inestable, inadecuado y precarizado” aumentó tres puntos porcentuales “en los últimos años, de 83 a 87 por ciento, en el eje central urbano de Santa Cruz, Cochabamba, La Paz y El Alto, que representan el 80 por ciento de la población urbana de Bolivia”, sostuvo Rojas.

Para el experto del CEDLA, los programas del Gobierno “son insuficientes porque generan empleo eventual, momentáneo, precario, de baja calidad remunerativa e inestable”.

En su criterio, cualquier programa, iniciativa o política gubernamental de creación de empleo debería estar orientado a crear no solamente cantidad de empleos, sino también empleos de calidad, con buen salario, seguridad ocupacional y estabilidad laboral.

“Si bien el gobierno está haciendo esfuerzos (habla de montos importantes, y de préstamos y convenios con la cooperación externa), éstos están orientados principalmente a crear empleos temporales, precarios y no precisamente empleos permanentes, seguros, estables como desearía cualquier boliviano”, agregó Rojas.

Según el Ministerio de Trabajo, la población económicamente activa de Bolivia s de más de 4,2 millones de personas. Entre 2006 y 2011, el desempleo disminuyó de ocho a 5,5 por ciento, es decir, de 320.000 a 231.000 personas. Por cada 100 personas en edad de trabajar cinco están desempleadas, según el Instituto Nacional de Estadísticas.

De acuerdo con las estadísticas de 2011 analizadas por la Fundación para la Producción (FundaPro), 24 por ciento de la población que busca trabajo tardó más de un año en encontrarlo. El mismo estudio señala que cerca de 20 por ciento tarda dos años en encontrar trabajo y 15 por ciento entre uno yseis meses.

Cerca del 40 a 45 por ciento de los profesionales que encuentran trabajo lo hacen en áreas distintas a las de su formación.

Treinta y tres por ciento de los desempleados tienen entre 18 y 25 años de edad, según el Cedla. Pero esta cifra no refleja la realidad, porque muchos de la gran mayoría de esos jóvenes transitan intermitentemente de la ocupación a la inactividad, según el Cedla.

Los jóvenes desocupados no pueden conseguir trabajo por la falta de oferta laboral, a pesar de la experiencia que puedan tener como bachilleres o profesionales.

Fuente
Los Tiempos: http://bit.ly/TD39yP

 

Tratados internacionales sobre Derechos Humanos
ABCDEFGHI
Convenios OIT
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» Ver más


SUSCRIBIRSE A NUESTRO BOLETÍN

Enviar