Camino a Addis Abeba: el financiamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La pregunta clave en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Financiación para el Desarrollo, que se celebrará en Addis Abeba en julio de 2015, será cómo financiar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En setiembre de 2015, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) concluirá los nuevos ODS globales. Las negociaciones políticas dentro del Grupo de Trabajo Abierto (GTA) han dado como resultado la elaboración de un catálogo ambicioso de 17 metas principales y numerosos submetas, todas centradas en los aspectos económicos, sociales y ambientales del desarrollo sostenible.

Todavía está por verse si las metas planteadas por el GTA serán atenuadas. Por el momento, las negociaciones han terminado y varios países ya han anunciado su oposición a propuestas específicas.

Además, no está claro la cuestión de cómo se financiarán las futuras metas. Lo único seguro es que su aplicación va a costar a los países en desarrollo más pobres más de lo que pueden pagar por sí mismos. Los países del Sur tienen ya en julio de 2015, es decir dos meses antes de las negociaciones finales de los ODS, la conferencia de alto nivel de la ONU en Addis Abeba sobre la financiación para el desarrollo. Uno de los objetivos clave de esta conferencia será confirmar para los países industrializados el objetivo de invertir el 0,7% del ingreso nacional bruto a la asistencia oficial para el desarrollo y que se comprometan a una nueva fecha de aplicación obligatoria. El hecho es que el objetivo del 0,7% ya debería haber sido alcanzado en 2015.

Fuentes innovadoras de financiación y flujos financieros ilícitos

En la Conferencia de la ONU sobre Financiación para el Desarrollo en Addis Abeba, los propios países industrializados estarán sin duda impulsando medidas que también beneficien a sus propias empresas en el extranjero, así como a sus ciudadanos. Esto incluye, por ejemplo, la creación de fondos de inversión público-privadas para la financiación y creación de nuevas empresas en los países en desarrollo.

También hay que discutir garantías de riesgo patrocinados por los gobiernos para las inversiones de las empresas multinacionales en los países en desarrollo que se consideran políticamente frágiles y/o económicamente arriesgados.
El problema de estas medidas, sin embargo, es que promueven exclusivamente al sector privado. Mientras que los entre los que se beneficiarán se incluyen no sólo los grandes grupos multinacionales sino también las empresas locales de los países en desarrollo, los mecanismos propuestos no financian servicios públicos importantes, como la educación, la salud, la construcción y mantenimiento de infraestructura. Los países en desarrollo siguen necesitando urgentemente mayores ingresos oficiales para estas tareas clave del gobierno.

Otro tema en la conferencia de Addis Abeba serán los flujos financieros ilícitos, que representan cada año miles de millones en el déficit de los presupuestos de los países en desarrollo. Estos tienen que ver con el cambio de los activos a cuentas en el extranjero con el fin de evitar los impuestos o encubrir la corrupción y otras actividades ilegales. El importe de estas transacciones ilícitas se estima que generalmente supera varias veces el gasto de ayuda oficial al desarrollo de los países industrializados. Además, las pérdidas son sostenidas por los países en desarrollo porque las corporaciones multinacionales transfieren sus ganancias a paraísos fiscales extranjeros. La suspensión de estos flujos de salida sería de crucial importancia para el apoyo a los países interesados en la financiación de los ODS.

El rol de Suiza

Como centro financiero más importante del mundo en la banca privada extraterritorial, Suiza sigue soportando la responsabilidad. Aunque ha hecho algunos progresos, muchas de las propuestas legislativas que podrían beneficiar a los países en desarrollo todavía están pendientes de aprobación en el Parlamento. A continuación se ofrece una visión general de la situación:

Los activos de las personas políticamente expuestas. A escala internacional, Suiza aún tiene la dudosa reputación de ser un paraíso para los bienes de procedencia ilícita. Carencias en la ley de lavado de dinero y el hecho de que los bancos individuales están muy lejos de cumplir con la atención de su obligación legal hacen que sea posible para este tipo de activos continar entrando al país. El último ejemplo son los millones, ahora congelados, del entorno del derrocado presidente ucraniano Víktor Yanukovich. Sin embargo, Suiza ha hecho notables progresos en los últimos años cuando se trata de bloquear y repatriar esos fondos. Tras el derrocamiento de gobernantes extranjeros, Suiza es siempre uno de los primeros países en congelar sus activos. Además, proporciona un apoyo considerable a los países de origen en la formulación de solicitudes de asistencia judicial, que en última instancia conducen a la recuperación y devolución de los fondos. Una nueva ley que insertará esta práctica sobre una base jurídica sólida, ingresará al parlamento a principios de 2015.

Evasión fiscal: Suiza sigue teniendo dificultades en lo que refiere a la acción necesaria para hacer frente a la evasión fiscal de los países en desarrollo. La aplicación del compromiso de 2009 para proporcionar asistencia administrativa extendida en materia tributaria a todos los países en desarrollo no va bien. La lista de países a los que Suiza comunica la información bancaria necesaria en caso de sospecha fundada de evasión fiscal incluye actualmente solo siete países en desarrollo, junto a numerosos países industrializados. Por lo tanto, es aún más gratificante que en octubre el Consejo Federal enviara a consulta de una ley que debe proporcionar un poco de ayuda en este sentido. El proyecto de ley prevé la concesión unilateral de asistencia administrativa extendida a otros 50 países en desarrollo. Esto tendría sentido, pero políticamente no hay prácticamente ninguna posibilidad de que el Consejo Federal ofrezca también intercambio automático de información a los países en cuestión. Ese intercambio, a veces proporciona a las autoridades fiscales en los países en desarrollo los primeros indicios de posibles casos de evasión fiscal.

Fraude fiscal: En lo que refiere a las prácticas de evasión fiscal por parte de corporaciones multinacionales, deben ser abolidos los privilegios fiscales cantonales para las sociedades holding y otras empresas especiales. Afortunadamente, esto ya está previsto en virtud de la Reforma III del impuesto sobre sociedades, que se encuentra ahora en la fase de consulta. El Consejo Federal, sin embargo, quiere crear nuevos incentivos a las empresas para repatriar sin gravar sus beneficios obtenidos en el extranjero. Las medidas proyectadas -cajas de licencia y cortes generales del impuesto de sociedades- serían conforme a las normas de la OCDE, a diferencia de las disposiciones vigentes a la fecha para la celebración de las empresas.

Tarea inacabada

Sin nuevos mecanismos de financiación, los ODS serán nada más que un tigre de papel. En Addis Abeba, por lo tanto, Suiza debe abogar por medidas efectivas para hacer frente a la evasión de impuestos por parte de particulares y de cambio de beneficios por las empresas multinacionales para efectos fiscales. Suiza, sin duda, tiene que actuar en el frente de la política nacional en este sentido.

Por Mark Herkenrath, Alliance Sud.

Fuente: Alliance Sud .

Tratados internacionales sobre Derechos Humanos
ABCDEFGH
Convenios OIT
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» Ver más


SUSCRIBIRSE A NUESTRO BOLETÍN

Enviar