Líbano

Informe 2016

Structural challenges and obstacles to the implementation of the 2030 Agenda

Several challenges hinder the implementation of the 2030 Agenda on Sustainable Development in Lebanon. During the UN Conference on Sustainable Development in September 2014 Lebanese President Tammam Salam identified the humanitarian issues caused by the Syrian refugee crisis as one of the greatest challenges to development. It is indeed a significant constraint; yet, one should note that Lebanon was facing a political and socio-economic crisis reflected by a high rate of unemployment and marginalized people, even before the Syrian crisis and the flood of refugees. Therefore, it is worth highlighting that the Syrian war shed light on the structural and systemic problems of Lebanon and aggravated them. To date, Lebanon does not have a national strategy for sustainable development nor a national economic plan nor a poverty reduction strategy. According to the 2014 International Parliamentary Union Secretary General’s annual report: “the Lebanese Parliament reported that the Sustainable Development Initiative was in the agenda of the Public Work Committee between 2009-2010 period. The current political instabilities, however, forced the Parliament to shift its priorities.” The same report indicates that the Parliament has not been informed of the Sustainable Development Goals (SDGs) and has not taken any steps to discuss them.

noticias
Foto: UNHCR/S. Malkawi

Varios retos obstaculizan la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en el Líbano. Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en 2012, el presidente libanés Tamam Salam identificó a los problemas humanitarios causados por la crisis de los refugiados de Siria como uno de los mayores retos para el desarrollo. Sin restarle importancia a esto, el país se enfrenta desde antes a una crisis política y socioeconómica que se refleja en la alta tasa de desempleo y de personas marginadas. Por lo tanto, es importante destacar que la guerra de Siria ha puesto de manifiesto los problemas estructurales y sistémicos del Líbano y los agrava.

Hasta el momento, el Líbano no tiene una estrategia nacional para el desarrollo sostenible ni un plan económico nacional, ni una estrategia de reducción de la pobreza. Según el informe anual de 2014 del secretario general de la Unión Parlamentaria Internacional, "el Parlamento libanés informó que la Iniciativa para el Desarrollo Sostenible estaba en el orden del día de la Comisión de Obras Públicas para el periodo 2009-2010. Las inestabilidades políticas actuales, sin embargo, obligaron al Parlamento a cambiar sus prioridades. "El mismo informe indica que el Parlamento no ha sido informado de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y no se ha tomado ninguna medida para discutirlos.

Por cuarto año consecutivo, una delegación de organizaciones de la sociedad civil de derechos humanos y de desarrollo de la región árabe visitó instituciones europeas en Bruselas entre el 8 y el 12 de diciembre de 2014. La delegación árabe incluye a representantes de la sociedad civil de Egipto, Jordania, Palestina, Marruecos, Siria, Túnez y Líbano.

Esta visita pretende proporcionar una plataforma para el diálogo y el intercambio entre organizaciones de la sociedad civil de la región árabe y los responsables políticos europeos en el Parlamento y la Comisión Europea en torno al apoyo de la UE y a la participación en la región árabe.

La Red de ONG Árabes para el Desarrollo (ANND, por su sigla en inglés), en colaboración con Christian Aid y Social y el Monitor de Política Económica de Palestina, explora en el estudio comparativo sobre "Sistemas Tributarios en seis países árabes" de qué manera los sistemas fiscales de los países árabes han contribuido a la falta de oportunidades, las crecientes desigualdades, la marginación y la exclusión que sufre la mayoría de las personas que viven en la región árabe. Las revoluciones en algunos países de la región, la inestabilidad y las crisis en otros son, en parte, una manifestación de rechazo del pueblo a estas inherentes disparidades estructurales. Paradójicamente, como muestra el informe, son las políticas fiscales de estos países las que presentan uno de los principales medios por los cuales los recursos locales pueden ser redistribuidos y movilizados para restablecer la justicia socio-económica para los pobres y para fomentar más el desarrollo.

Gustave Assah.

Los participantes de la reunión de la sociedad civil sobre estrategias en monitoreo y cabildeo organizada por Social Watch en Montevideo el pasado mes de febrero cuentan como trabajan y como su trabajo se relaciona con la enorme tarea de hacer responsables a los poderosos. Vea aquí lo que dijeron.

Foto: ACNUR/S. Malkawi

No se pueden discutir las prioridades y desafíos políticos en el Líbano sin abordar primero los peligrosos acontecimientos que están ocurriendo actualmente en la región. La opresión, el atraso y las deficiencias de la democracia, en conjunto son obstáculos graves que podrían cambiar el rumbo y revertir las tendencias más positivas. Los acontecimientos actuales demuestran claramente el potencial de cambio en la región: la gente ya no está dispuesta a quedarse de brazos cruzados ante la tiranía, la pobreza, el desempleo y la marginación.

Líbano se enfrenta aún problemas sistémicos del sistema político confesional. El Estado debe ser una expresión institucional y constitucional de la democracia y de los derechos de las personas. La ciudadanía genuina no se puede lograr sin el imperio de la ley, sin un sistema que otorgue a los ciudadanos sus derechos y deberes para con la sociedad y el Estado, que también son condiciones previas para una sociedad civil eficaz.

Grupos de la sociedad civil de todo el mundo hacen oír sus voces reclamando un inmediato cese del fuego. La Red Árabe de ONGs para el Desarrollo (ANND), punto focal regional de Social Watch en el mundo árabe, ha publicado desde Beirut las siguientes noticias sobre la situación.

Imaginemos que estamos tomando un té al sol con los vecinos.

Hoy, 30 de julio de 2006, se cometió otra masacre en el Líbano: más de 60 civiles, entre ellos 37 niños, fueron asesinados por bombas israelíes mientras dormían en los campos de refugiados en el pueblo de Qana. Murieron no muy lejos de las fosas comunes que albergan los cuerpos de 106 civiles quemados vivos por un misil israelí dentro de un refugio de Naciones Unidas en abril de 1996.

Desde hace cinco días el Líbano permanece bajo ataque Israelí (desde el miércoles 12 de Julio de 2006). La situación se ha deteriorado desde entonces y los ataques de fuerzas militares han ido en aumento.

La Red Árabe de ONG para el Desarrollo (ANND) organizó una conferencia de prensa para presentar la edición árabe del Informe Anual 2004 de Social Watch en el hotel Flamenco de El Cairo, el 11 de mayo de 2005. Representantes de diversas organizaciones de la sociedad civil árabe, de 14 países árabes (Líbano, Palestina, Irak, Jordania, Yemen, Bahrein, Sudán, Marruecos, Túnez, Argelia, Siria, Kuwait, Arabia Saudita y Egipto) asistirán a la conferencia de prensa.

Como cada año en esta fecha, el “Comité de familiares de personas secuestradas y desaparecidas en el Líbano” realiza una serie de actos para hacer públicas sus acciones, para romper el cerco tras el cual intentan aislarlo las autoridades y para que se cumplan sus reivindicaciones. Este año, con motivo de la guerra en Irak, la actividad del Comité corre peligro de quedar marginada, y por eso hacemos este llamado a su solidaridad activa.

En este momento en que Estados Unidos, Japón y Alemania representan la mitad del PBI mundial, las perspectivas de eliminar la pobreza parecen poco probables. Pero las instituciones civiles y las organizaciones no gubernamentales, emergiendo de la victoria anotada con el colapso de las nuevas negociaciones sobre liberalización comercial durante la reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio el pasado mes, sienten que han ganado argumentos.