Túnez ratificará los tratados internacionales contra la tortura

Primer Ministro Béji Caïd Essebsi.
(Foto: Gobierno de Túnez)

Fuente: Organización Mundial Contra la Tortura

El gobierno de transición de Túnez entregará en la sede de la ONU en Nueva York los documentos de ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura. Una misión de expertos de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), coalición internacional de instituciones no gubernamentales, hizo público el anuncio este lunes, después de visitar este país de África septentrional y de reunirse con las nuevas autoridades.

La delegación estuvo integrada, entre otros, por el presidente de la OMCT, Yves Berthelot, el secretario general Eric Sottas, el secretario general adjunto Gerald Staberock. También participaron Roberto Garretón, consejero del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile y miembro del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU, y Emilio Ginés, vicepresidente de la Federación Española de Asociaciones de Derechos Humanos y miembro del subcomité de la ONU para la Prevención de la Tortura. Garretón y Ginés actuaron como expertos de la OMCT, no como funcionarios del foro mundial.

Una de las organizaciones de la sociedad civil que conforman la OMCT es la Liga Tunecina de Derechos Humanos, uno de los puntos focales nacionales de Social Watch.

Éste es el texto completo de la declaración de la Misión de Alto Nivel de la OMCT en Túnez:

La erradicación de la tortura es un punto de referencia para el éxito de la transición

Túnez, 23 de mayo 2011

Al término de una visita de siete días a Túnez de una delegación de expertos, la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) solicita a las autoridades de la transición y a todos los actores del proceso hacer de la erradicación de la tortura un objetivo prioritario. Sobreponerse al legado de una política sistemática de tortura en Túnez será la clave para el éxito de la transición. Se requiere un plan de acción firme y una política de tolerancia cero ante cualquier incidente de tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

La delegación de la OMCT agradece la apertura del diálogo con las autoridades de transición sobre las reformas necesarias para poner fin a la tortura y para honrar el derecho a la reparación de las víctimas. La delegación se reunió con el Primer Ministro de Túnez, el Ministro de Justicia, el Ministro del Interior, el Ministro de Asuntos Sociales, y también con el Secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores. La misión también se reunió con el presidente de la Alta Comisión para la Reforma Política y con la comisión investigadora de los abusos y violaciones durante la revolución. 

La OMCT expresa su agradecimiento por la oportunidad de acceder, en el curso de su visita, a cierto número de centros de detención. Expresa su esperanza de que éste sea el comienzo de la transparencia del sistema penitenciario en una Túnez democrática.

A este respecto, la OMCT acoge con satisfacción las garantías recibidas durante su reunión con el Primer Ministro de que el gobierno de transición emplazará esta semana los documentos de ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura de la ONU en las Naciones Unidas en Nueva York. La delegación también se siente alentada por los compromisos expresados por las autoridades para considerar la aplicación de una serie de decisiones del Comité contra la Tortura de la ONU, que el anterior régimen había rechazado.

Reconociendo la importancia de los cambios llevados a cabo, la delegación se enteró, con preocupación, de graves denuncias sobre prácticas de tortura y maltratos a manos de la policía y otros cuerpos de seguridad, y que la impunidad por tales violaciones continúa siendo, hasta el presente, la norma.

Por lo tanto, resulta vital acelerar el proceso de reforma y hacer de la lucha contra la impunidad una prioridad. El carácter de transición del gobierno —a pesar de sus limitaciones inherentes—, no es razón para retrasar las reformas necesarias contra la tortura. Por el contrario, tal retraso puede poner en peligro el entusiasmo por el proyecto iniciado el 14 de enero.

Acabar con la impunidad 

Algunas víctimas ya han presentado denuncias, y hoy existe un convincente conjunto de documentación sobre la tortura, que incluye a las organizaciones miembros de la OMCT (el Consejo Nacional para las Libertades en Túnez, la Organización Tunecina contra la Tortura y la Liga Tunecina de Derechos Humanos). El sistema de justicia debe empezar a asumir su responsabilidad legal y profesional para investigar eficazmente las denuncias de tortura con el fin de llevar a los responsables ante la justicia. 

Según lo expresado por el Relator Especial de la ONU sobre la Tortura, investigar estas denuncias es una función normal del Estado que no depende de la elección de una Asamblea Constituyente. En este sentido, ahora es posible que las víctimas presenten sus reclamaciones, una posibilidad ilusoria en el pasado. Es una obligación del Estado investigar cualquier caso de tortura, incluso de oficio, sin ninguna queja formal. Poner fin a la complacencia con la tortura requiere que cualquier autoridad del Estado, incluidos los funcionarios de las prisiones o la policía, los fiscales o jueces, tengan conocimiento de la tortura o de los malos tratos para llevar esta información a la égida de atención de las autoridades judiciales. 

La comisión creada para investigar violaciones de derechos humanos cometidas durante la revolución brinda otra oportunidad para romper con el concepto de impunidad, en última instancia, mediante la presentación de casos al sistema judicial para su enjuiciamiento. En este contexto, alienta a todos los actores en el proceso de transición a considerar un proceso integral de la verdad y la justicia para abordar el legado de la tortura en Túnez más allá de los límites de la comisión, y para hacer que las voces de las víctimas sean oídas tan pronto como sea posible.

Reformas legales

Por otra parte, la OMCT insta a las autoridades de transición a avanzar rápidamente en las reformas legales en Túnez para prevenir la tortura y para facultar al sistema judicial en la protección de los derechos humanos. Esto incluye reformas que fortalezcan la independencia del Poder Judicial y la limitación de la jurisdicción de los tribunales militares, según lo exigen las normas internacionales.

La visita de la delegación a los lugares de detención y la información recibida de las víctimas confirma una urgencia real para proporcionar salvaguardias contra la tortura, en el momento de la detención bajo custodia policial. La prioridad, por lo tanto, se debe dar en facilitar el acceso a abogados desde el momento de la detención, y el fortalecimiento del control judicial y la supervisión del arresto y la detención. La delegación también alentó a las autoridades a trabajar en estrecha cooperación con la sociedad civil para el desarrollo de un mecanismo independiente sólido, como lo requiere el plazo de un año después de la ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura de la ONU.

La delegación de la OMCT también discutió el desafío central de reformar el aparato de seguridad. La OMCT comparte la opinión del Relator Especial de la ONU sobre la tortura de que aquellos que están implicados en la política de tortura, incluyendo a los que la han autorizado, planeado, participado o fallado en prevenir la tortura, en ningún caso pueden continuar sirviendo en los servicios. La OMCT considera también que debe ser mantenida una clara separación entre la inteligencia y la policía judicial y que se considere la posibilidad de establecer un control democrático efectivo sobre los servicios de seguridad.

La reforma penitenciaria

La OMCT agradece enormemente la oportunidad de visitar varios centros de detención. Sobre la base de esta información recibida, recomienda una revisión independiente del sistema penitenciario para evaluar las reformas que aseguren el cumplimiento de las normas internacionales de los derechos humanos. Las visitas también han subrayado la necesidad de investigar las denuncias de malos tratos dentro del sistema penitenciario y proveer mecanismos efectivos de denuncia, pero también permitir una revisión de las condenas basadas en confesiones obtenidas bajo tortura dado que tales casos no están cubiertos por el decreto de amnistía.

Observaciones finales

Por último, la OMCT considera que los procesos de transición se benefician habitualmente de las normas universales de derechos humanos como una parte integral del ordenamiento jurídico y de cualquier proceso de reforma que se encuentre bajo consideración.

También alienta a la comunidad legal a utilizar las normas internacionales de derechos humanos, por ejemplo en relación a impugnar la legalidad de la detención. Las normas internacionales de derechos humanos como las contenidas en la Convención contra la Tortura de la ONU, no son normas extranjeras, sino que son tunecinas.

La delegación confía en la voluntad de la sociedad tunecina para superar el legado de la tortura y la impunidad. Además, expresa su esperanza de que Túnez también se convierta en un actor con voz propia en el plano internacional re-implementando las normas y mecanismos internacionales de los derechos humanos.

Tratados internacionales sobre Derechos Humanos
ABCDEFGH
Convenios OIT
C 87 C 98 C 105 C 100 C 111C 138 C 182
» Ver más


SUSCRIBIRSE A NUESTRO BOLETÍN

Enviar