Noticias

Los documentos públicos que resultan de las cumbres presidenciales suelen ser aburridos y previsibles, pero la Declaración de Santiago, emitida el domingo 27 de enero tras la cumbre euro-latinoamericana, sorprendió a los medios diplomáticos con un nuevo consenso sobre el papel del Estado y las responsabilidades de las empresas transnacionales.

Un rostro de la pobreza urbana
en ciudad de México: Familia que
-sin opciones- migra del campo.
(Foto: Marlon Berlanga)

El Informe gubernamental de avance 2010 sobre los ODM en México subraya que la mayoría de los indicadores asociados a los ODM y a sus metas mejoraron significativamente, afirmando haber cumplido con la mayoría y previendo cumplir el resto para 2015.

No obstante los avances, el Informe indica que aún queda un largo camino por recorrer: persiste la desigualdad en el ingreso y las condiciones de pobreza y vulnerabilidad en que aún viven muchas familias; es necesario reducir la mortalidad materna, consolidar la equidad de género; sigue pendiente el reto vital del medio ambiente y un mayor crecimiento económico.

Desde la perspectiva de organizaciones civiles y sociales el panorama nacional de pobreza, desigualdad y violaciones a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, pone en cuestión la efectividad de la política social que se ha venido implementando y revela las limitaciones del enfoque de los ODM. La administración federal que regirá al país de 2013 a 2018 tiene una oportunidad inmejorable de redefinir el rumbo.

Trabajadores de planta de té.
(Foto: UCANews)

Las experiencias de las organizaciones de agricultores y populares en los últimos quince años en Sri Lanka muestran que la agricultura ecológica es una forma muy efectiva de acabar con el hambre y la pobreza. Hoy podemos presentar una alternativa viable para el desarrollo del país y se ha logrado que el gobierno acepte algunos aspectos de esta estrategia.

El intento de hacer el país atractivo para la inversión extranjera en los últimos treinta y seis años ha fracasado y solo ha provocado un aumento enorme de su deuda externa. Hay un porcentaje muy alto de pequeños agricultores y los gobiernos han implementado varios programas de mejoramiento rural, centrados en que los cultiven sus propios alimentos.

Pero no se han llevado a cabo con un enfoque correcto debido a la influencia de las compañías agroquímicas.

Agricultura en Tanzania.
(Foto: dw_globalideas/Flickr)

Tanzania cuenta con abundantes recursos naturales, pero carece de los mecanismos para su eficaz utilización. Los incentivos y la evasión de impuestos son muy altos.
Por este motivo, el gobierno urge a diversificar la economía y a buscar fuentes viables y alternativas de ingresos para el logro del desarrollo económico.

Aunque el Producto Interno Bruto (PIB) experimentó un ligero aumento entre 1998 y 2008 y el PBI per cápita pasó de USD 323 en 2001 a USD 440 en 2008, la pobreza sigue siendo enorme.

Aproximadamente el 75% de los habitantes son agricultores pobres y, la tasa de pobreza es mayor en las zonas rurales (37,6%) que en las grandes ciudades, como Dar es Salaam (16,6%).

El Informe Síntesis de la consulta temática mundial sobre las desigualdades es parte del proceso de consulta de la agenda post 2015, codirigido y facilitado por UNICEF y ONU Mujeres. El informe se basa -y refleja- la amplia consulta pública que tuvo lugar desde septiembre de 2012 hasta enero de 2013.

Taller en Nicaragua.
(Foto: Coordinadora Civil)

El cumplimiento de los ODM en Nicaragua está en inminente peligro debido a las serias  dificultades que enfrenta en virtud de varios factores, como el escaso crecimiento económico, el aumento de la población que demanda alimentos y trabajo, y la creciente corrupción. Aunque hay avances en algunos de ellos, no son suficientes y no se acercan a la meta. El modelo agroexportador, que hasta hoy solo ha generado empleos precarios e informales que condenan a las personas que los desempeñan a vivir bajo el umbral de la pobreza, y un sistema tributario regresivo le están cerrando al país la oportunidad de aprovechar la oportunidad histórica de la transición democrática.

Nicaragua acordó reducir en 2015 al 9.7% la población que vive en pobreza extrema, partiendo de una base de 19.4% en 1993. Pero un reciente estudio reveló que el total de personas en situación de pobreza aumentó en cifras absolutas, de 2,48 millones en 2005 a 2,56 millones en 2009.

Campaña ciudadana para
poner límites a las multinacionales
(Foto: Philipp Rohrer/Alliance Sud)

Suiza no tiene las mejores marcas por su contribución a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en particular en algunas áreas de su política exterior. Las finanzas y la política comercial se ven impulsadas por su propio interés y, por lo tanto, contribuyen a restringir el espacio político de los países pobres. Si bien el país ha incrementado sustancialmente su presupuesto de desarrollo y –en términos comparativos a escala internacional- lleva a cabo una buena cooperación para el desarrollo pro-pobre.

Vendedora de frutas en Camerún.
(Foto : Elin_B/Flickr)

Las metas nacionales de los ODM en Camerún están lejos de convertirse en realidad para 2015. Se recomienda concentrar los esfuerzos en la transparencia en la gestión de los recursos públicos, mejorar la calidad del sistema educativo, fortalecer el programa ampliado de inmunización y la reducción de enfermedades infantiles, y en la implementación de programas de desarrollo sostenible, en particular mediante una legislación sobre la tierra y normas de gestión medioambiental en la estrategia de crecimiento.

Protesta estudiantil en Santiago.
(Foto: Hans Peters/Flickr/CC)

Chile sigue siendo el país latinoamericano con el mejor comportamiento en términos de logro de las Metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), de acuerdo con la Red Gubernamental Milenio. No obstante este nivel de logro, que el propio informe estima en alrededor de un tercio del establecido como meta para el año 2015, el profundo malestar social manifestado masivamente en las calles por la sociedad chilena en los últimos dos años en relación con el estado de la educación y la salud públicas; la depredación ambiental por parte de las grandes corporaciones y, sobre todo, la evidente profundización de la brecha de la desigualdad, plantean interrogantes respecto a lo que ello significa en la práctica.

Syndicate content