Puerto Rico

Informe 2018

La Isla invisible

El archipiélago de Puerto Rico es parte del Caribe, es propiedad de Estados Unidos (territorio no incorporado, o mejor definido como colonia desde 1898) poblada por personas que poseen en teoría la ciudadanía estadounidense. Es un pueblo en resistencia ante los procesos de asimilación y ante el proceso de colonización, resistencia manifestada en el idioma español y en la construcción social- cultural caribeña. Los asuntos sistémicos que enfrentamos en la economía y sociedad son debidos a nuestra condición colonial que impone agendas ajenas a nuestro pueblo y al modelo de capitalismo dependiente y de industrialización por invitación. La isla adopta la decisión por un crecimiento económico acelerado basado en la inversión extranjera (industrialización por invitación) y en la producción de bienes para exportar, capitalismo dependiente.

noticias

Desde Puerto Rico, la organización de mujeres Cohitre también describe una "condición colonial que impone agendas ajenas a nuestro pueblo". En septiembre de 2017, los huracanes Irma y María llegaron a la isla, destruyeron 70,000 casas y colapsaron su red eléctrica (aún no completamente restaurada), su sistema de transporte, hospitales y suministros de combustible y alimentos.

Los efectos catastróficos se agudizan por la ausencia de poderes políticos -la isla es un "territorio no incorporado" de los Estados Unidos. Desde 1898- y el control de sus finanzas por un Consejo de Control Fiscal impuesto por los Estados Unidos, debido a su endeudamiento. "La desviación de fondos para pagar deuda pública, planes de ajuste, medidas de austeridad, la reducción del sector público y la privatización han comprometido la capacidad del gobierno para responder a la crisis" mientras "la respuesta del gobierno de los Estados Unidos es lenta, errática y centralizada” y el Congreso de Estados Unidos ”no ha mostrado apuro por proporcionar ayuda a Puerto Rico, dado el debate sobre la corrupción y la forma de administrar los fondos".