Social Watch news

Cuando comenzó el proceso de democratización, hace un cuarto de siglo, la República Checa esperaba elevar sus realidades sociales, ambientales, económicas y jurídicas a los niveles del "Primer Mundo". En 2017, la coalición checa de Social Watch concluye en su informe alternativo que "estamos de vuelta en el Segundo Mundo". Los checos perciben una creciente brecha entre Europa Oriental y Occidental. "Además de una responsabilidad interna indiscutible, falta cooperación internacional y no es de extrañar que la confianza en la Unión Europea esté disminuyendo en los nuevos miembros".

No será posible implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en Brasil, en función de la falta de un presupuesto para financiarlos adecuadamente. Esta situación resulta de la política de austeridad del gobierno Temer, que establece un techo para los gastos sociales, recortes presupuestarios de más de 50% en varios órganos, reformas que producen la exclusión social y amplían las desigualdades, y la entrega del patrimonio nacional con sus privatizaciones.

“Estamos ante un gobierno impuesto y sin legitimidad -dice el informe alternativo sobre Brasil– que promueve acciones y sistemas bajo el nombre de los ODS en respuesta a los compromisos internacionales del país, mientras, por otro lado, sigue bloqueando el cumplimiento de estos mismos compromisos con sus opciones políticas y económicas. En este contexto, los ODS son todavía una referencia mínima con un arduo camino a recorrer.”

El informe sombra de una amplia coalición de organizaciones de la sociedad civil alemana formula análisis, críticas y recomendaciones de acción para 17 áreas temáticas, desde la pobreza en la vejez hasta la política exterior alemana.

El informe analiza las políticas del futuro gobierno alemán, cualquiera sea la coalición que emerja de las elecciones federales de Setiembre. "Un cambio en la conciencia de los consumidores y productores no alcanza para lograr los objetivos de desarrollo sustentable," concluyen los autores.

Jordania sufre el impacto económico y demográfico de los conflictos regionales, que han interrumpido las principales rutas comerciales, han hecho caer los ingresos por turismo, y han obligado a albergar cientos de miles de refugiados, que consumen recursos gubernamentales y han exacerbado los problemas del mercado de trabajo.

Estos desafíos requieren políticas y estrategias claras para promover el desarrollo del país y garantizar el bienestar de su población, en particular de sus segmentos más vulnerables. Sin embargo, las estrategias de desarrollo han carecido de coherencia y continuidad, con sucesivos gobiernos, la mayoría de los cuales han permanecido en el poder por períodos menores a dos años.

En un período de tiempo relativamente corto, Nepal ha enfrentado una catástrofe tras otra, ya sea la guerra civil de diez años o el devastador terremoto o gobiernos inestables, que han cambiado 25 veces desde el restablecimiento de la democracia en 1990.

A finales de 2015, el gobierno introdujo la política de Asociación Público Privada (PPP), seguida de capacitaciones y programas enfatizando la necesidad de inversión privada para financiar los servicios públicos, especialmente para los ODS. A pesar de que Nepal acaba de comenzar a experimentar con las PPP, con sólo unos pocos proyectos finalizados y muchos en marcha, hay alertas que no deben pasar desapercibidas. La necesidad última de las entidades privadas de maximizar los beneficios para mantenerse en los negocios es fundamentalmente incompatible con la protección del medio ambiente y asegurar el acceso universal a servicios públicos de calidad.

Para el gobierno húngaro implementar los ODS quiere decir menos gasto público en los sectores sociales. Entre 2010 y 2015, el gobierno aumentó los gastos estatales, duplicó el gasto en la economía y aumentó significativamente el gasto asignando (alrededor de 340 millones de dólares anuales) en deportes, principalmente para la construcción de estadios de fútbol. Por otro lado, disminuyó los gastos en salud pública, educación y pensiones.

El gobierno ahorró en las pensiones, en las prestaciones de desempleo, disminuyendo los montos y su duración. Estas medidas también disminuyeron los gastos anuales de apoyo a la familia, lo que puede explicarse por la disminución del número de niños y por la congelación de los servicios durante décadas. Los beneficios sociales disminuyeron, mientras que la pobreza extrema aumentó en los últimos ocho años. 

El 25 de agosto se realizó en Tegucigalpa la presentación oficial de la Agenda Política de las Mujeres y Feministas, con un intercambio de demandas, puntos de vista, expectativas y compromisos relacionados con la exigencia de respeto y reconocimiento de los derechos de las mujeres.

Las ponencias se centraron en la urgente necesidad de reconocer en el mundo político la participación de las mujeres y asegurar el derecho a una educación laica, gratuita y no sexista, así como poner al alcance de la sociedad hondureña el acceso a la salud sexual y reproductiva, erradicar las violencias contra las mujeres y los femicidios.

Guatemala debe cambiar un modelo de desarrollo basado en la extracción de la riqueza natural, depredación ambiental y explotación de mano de obra barata, avanzar hacia formas más creativas e incluyentes de producción, democratizar su democracia y hacer equitativa su distribución de riqueza y poder político sostiene el informe alternativo sobre los Objetvos de Desarrollo Sustentable (ODS), presentado por Helmer Velasquez y Arlyn Jimenez de la Coordinación de ONGs y Cooperativas de Guatemala (CONGCOOP):

"Guatemala es un país sin inversión pública sostenida y con una inversión privada fincada en la especulación financiera, maquila textil y extracción de materias primas, altamente dependientes de los precios en el exterior, sin capacidad de maniobra soberana ni muchas posibilidades de generar procesos de desarrollo endógeno. La economía se mantiene a flote por las remesas que envían los pobres que trabajan en Estados Unidos".

Bulgaria es el país más pobre de la Unión Europea, con casi la mitad de sus niños en hogares de bajos ingresos y jubilaciones por debajo de la línea oficial de pobreza. El informe alternativo sobre los ODS de la Fundación de Investigación sobre Género y la coalición búlgara de Social Watch observa que las políticas trazadas según las prioridades de la UE y los consejos del Banco Mundial y el FMI tienen la lucha contra la pobreza como objetivo central común pero "imponen reformas económicas que son totalmente ineficaces". Se supone que sólo los mercados libres y la restricción al accionar estatal puede garantizar la prosperidad, pero una vez adoptadas, "nadie controla si el bienestar de la gente ha mejorado, sino solamente si se han implementado las reformas neoliberales".

En la actualidad el 42,5% de la población en situación de pobreza tiene 14 años o menos, proporción que se eleva al 46,9% si se trata de pobreza extrema. Es decir, la pobreza total afecta a unos 828.000 niños y niñas, incluyendo 182.000 niños y niñas en situación de pobreza extrema, señala un informe publicado por la economista Verónica Serafini. 

Con este contexto, el Paraguay no solamente no cumplirá las metas en 2030 sino que, además, continuará con pobreza total y extrema, y poco habremos hecho para que la niñez viva en mejores condiciones.

Syndicate content