Guatemala

Es esta la semana del Desarrollo Sostenible, para América Latina y el Caribe. Así se expresó Alicia Bárcenas, al abrir la conferencia CEPAL-Organizaciones Sociales, en el marco de la Conferencia para la revisión del Estado de implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible -ODS- en la región. Esta Agenda, adoptada por Naciones Unidas (en 2015), próximamente arribará a los tres años de su suscripción. En esta Conferencia -Santiago de Chile 2018- los gobiernos de la región harán, un balance sobre avances y dificultadas en el impulso ODS. Esta vez, la región, se reúne inmersa en una crisis de sus instituciones -75% de la ciudadanía- desconfía de estas, según CEPAL. La corrupción es generalizada y el descredito de los partidos políticos, es obvio. La población les culpa -y con razón- de haber saqueado y socavado al Estado. La desigualdad abate a la región: ricos muy ricos y pobres extremadamente pobres.

Guatemala debe cambiar un modelo de desarrollo basado en la extracción de la riqueza natural, depredación ambiental y explotación de mano de obra barata, avanzar hacia formas más creativas e incluyentes de producción, democratizar su democracia y hacer equitativa su distribución de riqueza y poder político sostiene el informe alternativo sobre los Objetvos de Desarrollo Sustentable (ODS), presentado por Helmer Velasquez y Arlyn Jimenez de la Coordinación de ONGs y Cooperativas de Guatemala (CONGCOOP):

"Guatemala es un país sin inversión pública sostenida y con una inversión privada fincada en la especulación financiera, maquila textil y extracción de materias primas, altamente dependientes de los precios en el exterior, sin capacidad de maniobra soberana ni muchas posibilidades de generar procesos de desarrollo endógeno. La economía se mantiene a flote por las remesas que envían los pobres que trabajan en Estados Unidos".

Foto: CONGCOOP.

Guatemala llegó al 2015 sin cumplir uno solo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Para cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados en la Agenda 2030 es indispensable la voluntad estatal, acompasada en transformaciones políticas y presupuestarias y con protagonismo de las organizaciones sociales.

Hasta ahora, solo se han expresado buenos deseos. Una larga lista de falencias deben ser enfrentadas o tampoco se cumplirán los ODS en el año 2030.

Guatemala llegó al 2015 sin cumplir uno solo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Para cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es indispensable el protagonismo de las organizaciones sociales. Pero este cumplimiento solo será posible si la acción social es acompasada con la voluntad estatal, que deberá expresarse en transformaciones políticas y presupuestarias. Hasta ahora, solo se han expresado buenos deseos. Una larga lista de falencias enmarca el escenario escasamente positivo para el cumplimiento de los ODS que se presenta al día de hoy en Guatemala. De no enfrentarse estos grandes desafíos adoptando las medidas necesarias, el Estado no dará respuesta a las demandas de la población y no se cumplirán tampoco los ODS en el año 2030.

El  desarrollo humano e integral de las mujeres mayas, garífunas, xinkas y mestizas, continúa sin ser prioridad del Estado, debido a las particularidades históricas de discriminación y racismo, lo cual ha hecho que las mujeres se vean excluidas del pleno goce de sus derechos individuales y colectivos, aun cuando las mujeres continúan representando más de la mitad de la población guatemalteca.

Es en ese marco, que se realiza el análisis del proyecto de presupuesto para el ejercicio fiscal 2016, haciendo énfasis en las actividades dirigidas al desarrollo de las mujeres, específicamente en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación.

Foto: CONGCOOP

Coordinación de ONG y Cooperativas (CONGCOOP), miembro de Social Watch Guatemala, se pronuncia ante la enorme movilización social por una Guatemala democrática, que logra un gran paso en la lucha por la erradicación de la corrupción y por la reforma del Estado. La renuncia de Otto  Pérez simboliza la síntesis de nuestra enorme determinación por instaurar en Guatemala un régimen verdaderamente democrático y representativo.

Es ahora solo un primer paso, pero sumamente importante, ha demostrado como la unidad cívica y ciudadana puede transformar los enormes rezagos sociales y democráticos que tienen a Guatemala en este lamentable estado de cosas, en una oportunidad de futuro.

La Coordinación de ONG y Cooperativas (CONGCOOP), punto focal de Social Watch en Guatemala, saluda la lucha de los distintos sectores nacionales por terminar con la inpunidad, corrupción represión y desgobierno instaurado por el binomio Pérez Molina-Baldetti Elías y que obtuvo su primer triunfo con la renuncia de la Licenciada Baldetti Elias a la Vicepresidencia de la República el 8 de mayo; es solamente un primer escalón en la larga lucha del pueblo de Guatemala por la construcción de la democracia en el país.

Ante la crisis política e institucional en Guatemala generada a partir de la confirmación de la corrupción e impunidad la Coordinación de ONG y Cooperativas manifiesta que es la hora de la democracia. Guatemala sufre nuevamente otra expresión de su profunda crisis de Estado.

Syndicate content