No será posible implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en Brasil, en función de la falta de un presupuesto para financiarlos adecuadamente. Esta situación resulta de la política de austeridad del gobierno Temer, que establece un techo para los gastos sociales, recortes presupuestarios de más de 50% en varios órganos, reformas que producen la exclusión social y amplían las desigualdades, y la entrega del patrimonio nacional con sus privatizaciones.

“Estamos ante un gobierno impuesto y sin legitimidad -dice el informe alternativo sobre Brasil– que promueve acciones y sistemas bajo el nombre de los ODS en respuesta a los compromisos internacionales del país, mientras, por otro lado, sigue bloqueando el cumplimiento de estos mismos compromisos con sus opciones políticas y económicas. En este contexto, los ODS son todavía una referencia mínima con un arduo camino a recorrer.”

El informe sombra de una amplia coalición de organizaciones de la sociedad civil alemana formula análisis, críticas y recomendaciones de acción para 17 áreas temáticas, desde la pobreza en la vejez hasta la política exterior alemana.

El informe analiza las políticas del futuro gobierno alemán, cualquiera sea la coalición que emerja de las elecciones federales de Setiembre. "Un cambio en la conciencia de los consumidores y productores no alcanza para lograr los objetivos de desarrollo sustentable," concluyen los autores.

Jordania sufre el impacto económico y demográfico de los conflictos regionales, que han interrumpido las principales rutas comerciales, han hecho caer los ingresos por turismo, y han obligado a albergar cientos de miles de refugiados, que consumen recursos gubernamentales y han exacerbado los problemas del mercado de trabajo.

Estos desafíos requieren políticas y estrategias claras para promover el desarrollo del país y garantizar el bienestar de su población, en particular de sus segmentos más vulnerables. Sin embargo, las estrategias de desarrollo han carecido de coherencia y continuidad, con sucesivos gobiernos, la mayoría de los cuales han permanecido en el poder por períodos menores a dos años.

En un período de tiempo relativamente corto, Nepal ha enfrentado una catástrofe tras otra, ya sea la guerra civil de diez años o el devastador terremoto o gobiernos inestables, que han cambiado 25 veces desde el restablecimiento de la democracia en 1990.

A finales de 2015, el gobierno introdujo la política de Asociación Público Privada (PPP), seguida de capacitaciones y programas enfatizando la necesidad de inversión privada para financiar los servicios públicos, especialmente para los ODS. A pesar de que Nepal acaba de comenzar a experimentar con las PPP, con sólo unos pocos proyectos finalizados y muchos en marcha, hay alertas que no deben pasar desapercibidas. La necesidad última de las entidades privadas de maximizar los beneficios para mantenerse en los negocios es fundamentalmente incompatible con la protección del medio ambiente y asegurar el acceso universal a servicios públicos de calidad.

Para el gobierno húngaro implementar los ODS quiere decir menos gasto público en los sectores sociales. Entre 2010 y 2015, el gobierno aumentó los gastos estatales, duplicó el gasto en la economía y aumentó significativamente el gasto asignando (alrededor de 340 millones de dólares anuales) en deportes, principalmente para la construcción de estadios de fútbol. Por otro lado, disminuyó los gastos en salud pública, educación y pensiones.

El gobierno ahorró en las pensiones, en las prestaciones de desempleo, disminuyendo los montos y su duración. Estas medidas también disminuyeron los gastos anuales de apoyo a la familia, lo que puede explicarse por la disminución del número de niños y por la congelación de los servicios durante décadas. Los beneficios sociales disminuyeron, mientras que la pobreza extrema aumentó en los últimos ocho años. 

Syndicate content